EY TÚ, GURÚ DE LA DECORACIÓN... TENGO ALGO QUE DECIRTE


¡¡Hola amores!!

Hoy quiero salir de la rutina del blog y hacer un poco de debate sobre algo que llevo notando desde hace un tiempo en otros blogs y webs de decoración y que me ha hecho pensar que en esta vida, no todo es blanco o negro, también existe un punto intermedio en el que muchas veces deberíamos hacer un poco más de hincapié.

La decoración me encanta, siempre he dicho que es mi profesión frustrada porque yo ni soy decoradora, ni soy interiorista, por eso abrí este blog, para de alguna manera poder sacarme esa espinita que tengo, pero ojo!! tampoco voy de gurú, ni de estrella  dando opiniones y sentenciando lo que está bien o está mal en este mundo de la decoración, tampoco ofrezco servicios, solo opiniones que intento sean de tu interés y procuro argumentar lo que digo con sensatez, entre otras cosas, porque creo que en gustos no hay nada escrito, es simplemente eso, gustos personales, por eso cuando he manifestado una opinión siempre ha sido con argumentos de peso y dejando muy claro que son percepciones personales, pero nunca jamás utilizando términos como "hortera", "coñazo", "aburrido", "horrible", porque lo que para ti es así, quizás para mi sea maravilloso.


Dentro del mundo de la decoración hay muchos estilos, yo me identifico sobre todo con el estilo ecléctico, porque me encanta jugar con las mezclas, pero eso no quita que me puedan encantar otros estilos, independientemente de que yo no me sienta tan identificada con ellos y que mi casa sea totalmente opuesta a ellos. Creo que si te gusta la decoración, apreciarás con objetividad cuando una casa está decorada con buen gusto, por lo que veo fatal esta tendencia que me estoy encontrando últimamente y es que me asombra la agresividad con la que algunas blogueras hablan de lo que no les gusta, imponiendo su criterio sin ningún tipo de objetividad, más bien sentenciando, me parece que es innecesario porque como dije antes, para gustos los colores.

Por poneros un ejemplo, hace poco leí a alguien que decía que las casas pintadas de beige o vainilla le producían sueño, porque una decoración así es un coñazo. Yo tengo parte de mi salón pintado de vainilla y la verdad es que no me parece nada aburrido y tampoco me parece un coñazo, a mi me parece que tanto el beige como el vainilla son colores neutros y elegantes que puedes combinar muy bien y que aportan mucha serenidad a cualquier ambiente y sabéis de sobra que yo soy muy de colores vibrantes y aunque mi casa sea de todo menos neutra, no me parece correcto usar este tipo de términos que puede que a algun@s de mis lectores les puedan ofender, porque todo en esta vida es muy relativo y no existe el blanco o el negro y yo no voy a imponer nada, entre otras cosas porque no necesito usar la agresividad para decir lo que me gusta o lo que no, ni echar por tierra estilos contrarios al mío, solo por el hecho de quedar por encima de la humanidad.


Leo muchas cosas de este tipo con esa agresividad y esa imposición que me produce escalofríos, porque creo que denota muchísimo la inseguridad de quien está detrás de esa pantalla de ordenador escribiendo esas cosas. Es como si necesitaran reafirmar su criterio a base de pisar otros, como si lo contrario a sus gustos o manías te tuviera que mantener excluido de esta sociedad, "por hortera, por coñazo y porque si y punto". No deja de ser lo que hacen los niños pequeños cuando se sienten atrapados y saben que han pedido la razón y atacan, porque no tienen otra forma de argumentar.

Soy seguidora desde hace años del blog Alquimia Deco, a pesar de que mi casa es totalmente opuesta a la de ellos, pero me parecen una gran fuente de inspiración y que tienen muchísimo gusto a la hora de decorar..

He dicho muchísimas veces que nunca tendría mi casa decorada de color blanco, porque no me siento identificada con este color, pero veo fotos de casas decoradas así y me vuelven loca, me encantan y me parecen super relajantes y elegantes, de hecho sigo unos cuantos blogs de decoración nórdica que se caracteriza precisamente por el uso del blanco y del minimalismo, a pesar de que no me identifico con este estilo, pero aprecio las cosas bonitas y creo que de todos los estilos podemos sacar algo de inspiración, porque puede que mi casa no la decore así, pero entiendo que cada uno se siente a gusto en su propia casa como le da la gana y para mi eso es lo más importante. Lo del color blanco es un ejemplo, pero también he dicho muchas veces que no me gustan las casas que parecen sacadas de un catálogo, que nunca tendría una casa decorada íntegramente   con muebles de Ikea porque prefiero tener en mi casa muebles de buena calidad y que no soy una fan de las plantas, que son el último grito, tampoco me gustan todas las manualidades, ni los floripondios, pero eso no quita que me encante ver esas cosas en otras casas y que me gusten de verdad un montón, aunque yo en mi casa tenga todo lo contrario... 


Las tendencias cambian, los gustos también y a veces hasta las opiniones, así que deberíamos estar menos cerrados, porque al menos en el mundo de la decoración hay un abanico tan grande de estilos, que creo que podemos nutrirnos de todos y no excluir ninguno,para mi es una forma inteligente de ver las cosas, con perspectivas diferentes.


Pero el que a mi no me represente un estilo en concreto, no significa que tenga que estar por activa y por pasiva diciéndolo sin argumentación alguna, porque si, porque soy tan sincera y tan mega guay que lo que yo diga va a misa, porque soy la auténtica gurú de la decoración y solo lo que yo piense es así. No, yo no soy tan radical, porque a mi me gusta la decoración en general y creo que debo estar abierta a todos los estilos, independientemente del que tenga yo en mi casa, que por supuesto no es mejor ni peor que el de nadie, es simplemente el estilo con el que me identifico y no creo que tenga que estar pidiendo perdón a nadie porque no le guste. Es que a veces cuando leo estas opiniones, me da la sensación de que tuviera que pedir perdón, por no seguir las tendencias que según estas personas todos deberíamos seguir. No, yo no soy una esclava de las tendencias... en realidad yo no soy esclava de nada, porque he sido siempre tan libre en todo, que nada ni nadie ha sido capaz de imponerme sus criterios, ni en decoración, ni en mi forma de vestir, muchísimo menos en mi forma de vivir y quien me conoce bien, sabe que tampoco soy de las que se corta a la hora de opinar sobre algo, soy muy clara y muy directa en absolutamente todo y quizás por eso no necesite criticar un estilo para yo sentirme realizada, no tengo la necesidad de venderle la moto a nadie.


Como os he dicho, no soy decoradora, tampoco soy interiorista pero eso no quita que pueda tener un blog de esta temática, eso si, siempre he dejado muy claro que me encanta el mundo de la decoración y que escribo este blog desde la perspectiva de cualquier persona que le gusta o le divierte algo, pero jamás lo he hecho como si fuera una profesional que se dedica a esto, por eso cuando he recibido un correo pidiéndome ayuda u opinión de algo relacionado con la decoración, he contestado siempre diciendo que no puedo dar un asesoramiento profesional porque no lo soy, pero si puedo darle una opinión basada en mis gustos o derivarlos a un profesional que pueda asesorar desde un punto de vista muchísimo más objetivo. Un buen decorador que se precie, se adapta siempre a los gustos y necesidades de su cliente, aunque aporten su sello personal, pero estoy segura que no se dedican a imponer sus gustos o decir que si pintan de vainilla son horteras o que el estilo nórdico es impersonal, porque puede que se queden sin muchos clientes, por eso yo (que simplemente soy una chica que tiene un blog de decoración porque le encanta) no se me ocurre decir cosas de este tipo, principalmente porque no me gusta ofender a nadie. Esto es aplicable a todas las profesiones, sobre todo las que tienen un carácter artístico, yo me he dedicado a la publicidad durante mucho tiempo y el cliente era siempre el que aún dejándose asesorar, mandaba. En mi blog tengo más libertad porque simplemente hablo desde mi punto de vista y no necesito agradar a todo el mundo, porque no estoy vendiendo nada, pero como siempre decía mi abuela "La sinceridad no está reñida con la educación" y son unas palabras que siempre llevaré a fuego, por lo que procuro llevar ese consejo en todos los ámbitos   de mi vida, incluso cuando escribo un post, porque siempre intento ponerme en la piel de los demás.


Así que dedico este post a todas estas blogueras que se sienten las auténticas gurús del mundo de la decoración, gente que por otra parte no son ni decoradoras, ni interioristas, son como tú que me estás leyendo desde tu casa y simplemente te gusta la decoración como a mí y por eso me sigues. A diferencia de estas gurús, yo no soy de sentenciar, solo me limito a dar consejos y opiniones desde mi punto de vista, pero con respeto, porque lo que para mi es feo, para ti es bonito y viceversa y como en este mundo hay cabida para todo y para todos, no necesito, ni voy a necesitar nunca ser una grosera o una sensacionalista para quedar por encima de los demás y auto convencerme de que solo lo que yo opine o haga, es lo único que vale la pena. Y con esto no quiero decir que haya que dejar de dar una opinión, de hecho yo nunca he dejado de hacerlo, pero eso si, siempre dejando muy claro por qué, aunque haya gente que ni así lo acepte por su estrechez de mente o las inseguridades que llevan de serie.


¿Te has sentido mal alguna vez con estas nuevas gurús de la decoración?
Me gustaría mucho saber tu opinión.
¡¡Feliz fin de semana!!

Fotos vía Pinterest, Alquimia Deco

ARCO 2017


¡¡Hola amores!!

El miércoles acudí a la presentación de la feria de arte contemporáneo ARCO, que celebró su 36 edición, para descubrir los trabajos de los artistas más innovadores y prestigiosos del sector. Este año, se reunieron doscientas galerías de 27 países y 250 coleccionistas de 44 naciones. El país invitado de este año ha sido Argentina, que ha traído a Madrid a los grandes del arte moderno de su país.

Llevaba unos años sin acudir a la feria y tengo que reconocer que esta edición no me ha gustado tanto como otras pasadas. Recuerdo la primera vez que fui a ARCO, cuando estudiaba en la escuela de artes de La Coruña y vine fascinada por su forma de provocar, por sus obras polémicas y escandalosas.

No digo con esto que necesariamente el arte tenga que provocar, aunque tampoco debe resultar indiferente. Lo que es verdad es que la feria se ha vuelto más recatada, dejando a un lado la provocación y el ruido mediático que eso supone.

Este año me pareció que la forma de exponer las obras, eran muy serias, además, creo que hoy en día hay que echar mano de las nuevas tecnologías y apostar por nuevas maneras de expresión artística, que en ARCO 2017 la verdad es que no vi, por lo que me quedé un poco defraudada en ese aspecto.

Eché en falta más fotografía y más escultura, prácticamente inexistentes en esta edición, que se ha centrado más en la pintura.

En resumidas cuentas, ARCO 2017 no me ha cautivado, me ha faltado un poco más de espectacularidad, porque el paseo por la feria me resultó monótono, más parecido a visitar una galería o un museo, que una feria de arte contemporáneo internacional de estas características. Espero que tomen nota de la opinión de la mayoría de visitantes, que aunque esta edición ha sido la más visitada de los últimos 6 años, muchos hemos coincidido en que hemos encontrado un ARCO muy recatado.

Os dejo una selección de las obras que me han parecido más interesantes de esta edición.







  
  




  






  




  







La escultura 'The red base', de Alexander Calder ha sido la obra más cara de esta edición, nada menos que 2,5 millones de euros.











¿Habéis visitado alguna vez ARCO?

PD: Un saludo a Reyes, la lectora sevillana que vino a saludarme en la feria.