MI ANTES Y DESPUÉS

¡¡Hola amores!!

Aunque un poco fuera de fecha, quiero desearos un FELIZ 2017, que sea un año feliz para tod@s y que puedan cumplirse muchos de vuestros sueños.

Terminé el año y no pude publicar mi tradicional post de Navidad, ni desearos año nuevo... Tampoco pude hacer un post resumen del año, ni uno de propósitos, como casi todas mis amigas blogueras han hecho ya... Lo sé, ando bastante perdida por aquí últimamente, pero todo tiene una explicación...

Los últimos meses he estado más activa por las redes sociales (puedes seguir mis pasos en Instagram y Facebook), que por aquí, pero eso no quiere decir que vaya a dejar de publicar, ni mucho menos, precisamente estoy trabajando duro en un proyecto que me va a permitir tener más activo el blog, pero es un proyecto que me está robando todo mi tiempo y por ello, aunque estoy generando contenidos, no dispongo de tiempo para sentarme en el ordenador y tener un ritmo continuado, editar un post supone de mucho tiempo de preparación y no quiero ofreceros algo mal hecho, por lo que he tenido que bajar el ritmo, aunque no por ello la calidad de los post. 

Me gusta haceros partícipes de los cambios y novedades que me van surgiendo y es por ello que he visto más que necesaria esta explicación de mi bajada de actividad los últimos meses.


Llega un momento en el que hay que sentarse, respirar profundamente, detenerse a observar las pequeñas cosas... Esas que hace tiempo no te paras a observar, porque vas tan acelarada por la vida, que no tienes tiempo ni de sentarte a tomar un café, ni para hablar por teléfono con tus amigas o con tu familia... Disfrutar de la vida debería ser algo obligatorio, pero siendo sinceros ¿cuantos lo hacemos al 100%? 


No sé si a ti te habrá pasado, pero yo hace unos meses me di cuenta que mi vida necesitaba un ANTES y DESPUÉS. Creo que igual que podemos restaurar o tunear un mueble, nosotros también podemos restaurarnos, sacar lo mejor de nosotros mismos, pulirnos y reinventarnos.


Reflexionar sobre si es mejor estancarse o no abrir los ojos de una vez y echarle valor. No siempre es fácil hacerlo, porque para lanzarse   a la aventura.de dar un cambio drástico en tu vida, hay que encontrar el momento, pero créeme, acaba llegando!! Eso sí, tienes que tener una idea clara e ir a por ella, trabajando duro y no dejar que nada te entretenga por el camino.


Yo he optado por lanzarme, reinventarme y seguir mi instinto. Transformar lo sombrío y negativo en positivo, sumar y no dejar que nada me reste.


Y volver a llenar mi vida con todos los colores del arco iris. En definitiva, ser feliz con lo que hago, que no es poco...


Entre mis propósitos de este año, el más importante va a ser alejarme de todo aquello que no me sume... huir de lo negativo, de lo banal, de la gente tóxica, de la hipocresía, del egoísmo, de lo material... Prefiero a gente con valores, que oportunistas baratos. Menos es más, no solo en decoración...

Este 2017 lo quiero exprimir al máximo, organizar mi vida de otra manera, sé que los cambios no son siempre fáciles, pero no pienso desaprovechar ninguna oportunidad.


2016 ha sido un año de constante aprendizaje. Me ha enseñado muchas lecciones, buenas y malas, aunque de todas ellas he sacado algo positivo, me han echo más fuerte, más constante y más inhume a todo.


Espero que me sigáis en esta nueva aventura, 2017 va a ser un año lleno de cambios en mi vida. Me he fijado una meta que espero poder conseguir, de momento solo estoy dando pequeños pasos para poder alcanzarla... Prefiero que los pasos sean pequeños, pero firmes... y no agigantados y que la caída sea muy grande. 


Creo que poco a poco se construyen las grandes ideas y que   no importa que te pongan piedras en el   camino... 

Si una ventana se cierra, otra más grande y más bonita se abrirá...
Siempre habrá alguien que valore tu talento...
...Y que te ayude a cumplir tus sueños.
De momento me quedo construyendo mi propio sueño... molida pero feliz!!
Un besazo!!

MERAKI: KITCHEN & BAR


¡¡Hola amores!!

Hoy voy a hablaros de un nuevo restaurante recién inaugurado en mi barrio, por lo que me hace una especial ilusión hablaros de él. En los 10 años que llevo viviendo en este barrio de nueva construcción, he echado siempre en falta un local de estas características, contemporáneo, joven, moderno... 


Y por fin... Meraki ha dado ese punto cosmopolita que faltaba al barrio. Su decoración fue lo que llamó mi atención una noche que paseaba a los perros, cuando lo vi me quedé impactada porque es un local que podría encasillarse con la estética de barrios como Malasaña, barrios modernos y muy hipster, pero que nada tiene que ver con el resto de cafeterías y restaurantes de la zona, mucho más convencionales. 



Días después contacté con las dueñas del local para realizar una visita, hablar con ellas de como se realizó la reforma y de la filosofía del restaurante, la charla fue muy amena y divertida, cargada de anécdotas. Me parecieron unas chicas muy amables, con las ideas claras y muy trabajadoras. Ellas se encargaron personalmente de toda la reforma, reciclaron, transformaron y fabricaron ellas mismas muchas de las cosas del local y eso se nota en el resultado, hay cariño y esmero en todos los detalles, se nota que han elegido con mimo todos los materiales y elementos decorativos.

Decoración del local.

Ya os comenté que lo que me llamó la atención de Meraki fue su decoración. Como ya sabéis, me encanta la decoración de estilo industrial por lo que es más que evidente que este local está decorado de forma marcada en este estilo. 

Me encanta la combinación de maderas recicladas, con el hierro, las plantas y la iluminación tan cálida que tiene el local. Esto hace restarle frialdad, ya que siempre identificamos el estilo industrial por algo más bien frío, pero como podréis apreciar, Meraki es de todo menos eso gracias a la inteligente forma de mezclar materiales, consigue que sea un lugar muy acogedor con una atmósfera relajante que invita a pasar buenos ratos.

Destacaría varias cosas que me encantaron de su decoración, una de ellas fueron los taburetes de la barra, me parecen realmente únicos y que dan un toque vintage-industrial fascinante.


Mezclaron diferentes modelos algunos realizados por las propias dueñas, consiguiendo una barra muy original. Mis favoritos son los negros y rojos, son realmente únicos!!


Otra de las cosas que más llamó mi atención fueron los jardines verticales, tanto el de la entrada, que parece una pared empapelada, como los de la zona trasera del local, que están realizados en hierro, a medida y tienen su sistema de regado integrado. 



Lorena, una de las propietarias, es interiorista y además, apasionada de las plantas, como podéis ver hay plantas decorando muchos rincones y también las mesas.



Me encanta que hayan utilizado diferentes maderas recicladas de palet, para forrar paredes y la barra, aportan un toque rústico muy cálido.


Como anécdota contaros que las baldas de madera de la barra pertenecían a una antigua iglesia..


Las estanterías y camareras de hierro y madera me volvieron loca (ya veréis dentro de poco por qué me gustan tanto). 


Y otra cosa que llamó mi atención fueron las columnas pintadas imitando el efecto cemento, lo que les dio más de un quebradero de cabeza, no fue nada fácil conseguir lo que buscaban y tan claro tenían en sus mentes, pero que tan complicado se hizo ver plasmado. Quedaron fenomenal y me gustan que las hayan cubierto con perfiles de hierro, les aporta mucho carácter.


Y por supuesto, no podía pasar por alto el mural de Nuria Toll con tan bonito y motivador mensaje: "Vuela alto, vuela libre", aporta el toque de color y buen rollo al local.



Carta 


En cuanto a la comida, en Meraki combinan diferentes técnicas gastronómicas del mundo, cocina fusión de autor con producción propia, allí elaboran todo el menú de la carta, incluso las tartas, detalle con el que consiguen una identidad propia. En Meraki se abarcan todas las facetas del día, desayunos, comidas, meriendas y cenas. 


Su filosofía es la de hacer platos creativos diferentes, pero que alimenten. La carta es divertida en formato tapas y raciones y también es variable, incluyendo productos de temporada, pretenden con su carta hacernos un viaje por el mundo a través de sus sabores.


Coctelería

En Meraki también son especiales las noches. Podrás tomar un cóctel preparado por un auténtico barman, podrás degustar desde los clásicos mojitos, hasta cócteles exclusivos del local que te recomiendo probar. Puedo dar fe de ello, probé dos diferentes y ambos exquisitos.

El local tiene como curiosidad una zona trasera que aunque está cerrada, también permite contacto con el exterior cuando las temperaturas lo permiten, es la parte que más me gusta del local, por lo diferente y versátil que resulta.


  

  
¿Te ha enamorado Meraki?
Echa un vistazo a su web (clic)
y toma nota de su direción:
Avenida de Carabanchel Alto, 138 (Madrid)



POP UP MASPHERE


¡¡Hola amores!!

Os había comentado hace unos días, que durante este mes os iba a mostrar pop up madrileñas, lugares con encanto donde hacer compras diferentes estas Navidades. Artesanía, muebles recuperados, vintage, vajillas, bisutería... es todo lo que podemos comprar en la pop up organizada por Masphere en un entorno mágico, una galería de arte maravillosa donde lucen más si cabe, todas las piezas que allí se muestran y en la que estoy participando con mis objetos artesanales de cobre.

El trastero del olvido, Masphere, recicla productions, Tres y Cuatro, Amor por la decoración mostraremos y venderemos nuestros artículos de 11 a 20:00 hasta mañana sábado en la calle de Santa Felicina, nº 6, al lado de la Plaza de Olavide.

Estoy segura que no te defraudará la visita y encontrarás algo que comprar a buen precio, para regalar o autoregalar, que también tenemos que darnos caprichos de vez en cuando, piezas singulares en un espacio realmente único. Yo ya he picado y me he comprado un plato con una calavera pop de mi amigo Ignacio de "El trastero del olvido", es super total y va a ocupar un espacio de honor en un sitio muy especial para mí. 










  
 





 

¿Le habéis echado el ojo a alguna cosa?
¿Os gustan las pop up?