DÍA DE LUCES Y SOMBRAS

¡¡Hola a tod@s!!


¿Qué tal la semana? Por fin es viernes y con un tremendo puente que tenemos a la vuelta de la esquina... yo no voy a hacer puente este año, pero bueno, se agradece igualmente un día festivo y máxime después de mi cumpleaños, que es el lunes y que pienso celebrar este año, con muchísimas ganas.


Ayer tuve un día de esos raros, donde te suceden infinidad de cosas, de todo tipo... lo que en un principio parecía ser un día normal, incluso idílico, se convirtió en todo lo contrario, aunque también tuvo sus cosas buenas...


Os lo voy a contar, porque me ha parecido todo tan surealista... que le he encontrado el punto divertido y todo.


Bien... ayer me dispuse a ir a una tienda que una amiga me recomendó, ella no había ido nunca, pero sabía que buscaba tiradores para mi cómoda, la que estoy pintando para el recibidor (parece la obra del escorial, lo sé, pero tengo que ir a ratitos y me ha dado más trabajo de lo que pensaba, soy un tanto perfeccionista...) Total, que me pareció interesante el sitio, porque es una tienda donde venden (entre otras cosillas) pomos, tiradores, bisagras, herrajes para muebles, bocallaves... y como no estaba convencida con los que había comprado en zara home, fui hasta allí a probar suerte. Como la tienda está situada en la zona de Nuevos Ministerios de Madrid, me dije "mato dos pájaros de un tiro y me acerco a el corte inglés a por unos cojines" (ya los tenía fichados de un catálogo que había visto).

Todo me salió perfecto, encontré la tienda a la primera y me encantó, no sólo por la variedad de cosas que tenían (y bien escogidas), sobre todo me gustó el trato de una de las dueñas, que fue la que me atendió, muy amable y dándome ideas en todo momento. Agradezco mucho ir a un comercio y que te traten así de bien, habrá a quien le parezca una tontería, pero a mí no, siempre he trabajado cara al público y me gusta que la atención sea buena y no que te traten como en algunos sitios, como si te estuvieran haciendo un favor... o perdonando la vida.


Finalmente encontré lo que quería, unos tiradores preciosos que ahora os enseño, la cómoda está practicamente terminada, a falta de colocarle las patas y los tiradores, a esto me tiene que ayudar mi chico, yo soy un tanto manazas para utilizar taladros jeje he llegado a hacer un agujero para colgar un cuadro y ver la habitación de al lado a través de él, no os digo más...
Buscaba algo un tanto industrial y al mismo tiempo clásico, porque a la cómoda le he dado un toque barroco/industrial y creo que pueden irle bien ¿os gustan?

Os muestro la tienda, que es súper cuca y me dejaron hacer fotos (muchas gracias si me leéis).
Mirar que mona la idea de la puerta, cerrada con unos paneles de tela...

Si os interesa visitarla se llama ALMACÉN DEL TIRADOR y está situada en la calle Comandante Zorita, nº 13-Madrid. Si váis en metro, tenéis que apearos en Nuevos Ministerios, por la salida de la calle Orense, veréis un Burger King ... váis calle arriba en dirección al burguer y cruzáis la calle Orense, en el paso de peatones más próximo, concretamente el que cruza con la calle de Hernani, seguís de frente (por la calle de hernani) y os situáis por la acera de la derecha, pasáis dos bocas calles y os encontraréis con la calle comandante zorita, la cruzáis y bajáis un pelín, hay una tienda "casa" haciendo esquina y justo enfrente está la tienda, es pequeñita, pero la veréis perfectamente.

Si queréis visitar su página web pincha aquí.

No voy a comisión, ni nada... no penséis mal, pero me gustó mucho la tienda y como os dije, el trato, así que me pareció interesante compartirlo con vosotr@s. Se dedican a la restauración, por lo que os pueden dar grandes ideas.

Salí de allí y me fui directa a El corte inglés (aunque hice parada en promod y me dí un caprichillo) es gigantesco, laberíntico... está dividido en varios edificios y es un autentico coñazo. Había ido otras veces, pero siempre a comprar ropa, nunca había ido a por nada de decoración... Entré en el edificio, donde ví que ponía "hogar textiles" y tras darme un tremendo paseo por allí, no encontré más que ropa de cama, de todo tipo y la mercería... pregunté por los cojines que buscaba y me indicaron que estaban en otro edificio, me explicaron como ir y me fui para allí... (si, si, para allí... ya, yaaa)

No me considero una persona tonta, que no sepa moverme por los sitios, aunque no los conozca, tiro "pa'lante" pero las señoritas dependientas me indicaron mal donde estaba el edificio y total, que me fui a otro que no era... Pregunté a varias chicas, a cual más borde, las hubo que ni me miraban a la cara cuando me hablaban, por no mencionar el tono de voz con el que lo hacían (les molesté mucho, estaban sin hacer nada y "dándole al pico" entre ellas, pobrecitas!!), otras me mandaron a sitios que no eran, bajé y subí plantas y nada. Coincidió que pregunté a otras dos, que casualmente no tenían ni idea "es nuestro primer día" y hasta le pregunté a una dependienta que tenía el pelo de color rojo pasión, a ver si al llevar las dos el mismo color de pelo, empatizábamos un poco, pero para nada, idem de idem...

Ya desesperada, acabé preguntando a un hombre de rojo, de seguridad (por cierto, aunque no viene a cuento... era guapíiiiisimo) y fue el que me indicó bien como ir ¡¡jolines, que no era tan dificil!! Cuando llegué, tenía un tremendo dolor de pies, que ni os imagináis, iba con tacones, muy cómodos, siempre me han dado buen caminar, pero se conoce que como hace poco fui al podólogo, tenía los pies tan "virgenes" que se me hizo callo... ¡¡¡¡¡que DOLORRRRRRR!!!!!

Dos plantas más arriba, del edificio de decoración, encontré mis cojines y ahí me llevé una tremenda alegría, porque dos de ellos, marcaban 14 euros cada uno y me los cobraron a 9 €, no dije nada, eché a andar todo lo rápido que pude... creo que fue la recompensa a tantas vueltas que dí, una propina al desgaste que había echo a las suelas de mis zapatos y de mis pies, por momentos, más hinchados y doloridos...

Cuando salí a la calle, ya no sabía ni donde estaba, tenía pensado ir a comer a algún sitio, pero era tal el dolor de pies que tenía, que me dije "me voy a casa, pero ya".

 Os prometo que la sensación era tan terrible, que no podía ni pensar, me daban hasta pinchazos en el corazón y en los pies era como si tuviera un latido permanente... Busqué la estación de metro más próxima y para allí que fui. Cuando iba sóla por la calle, me iba riéndo de mi misma y todo el rato sonaba en mi cabeza esta canción...

Dale al Play

Ya os imaginaréis por qué... también pensaba en Mourinho y su famoso "¿pur qué? ¿pur qué?" ¿Por qué a míiiiii? Cuando aparecían grupos de gente por la calle, me ponía derecha y caminaba perfecta, para que nadie me notara lo que me pasaba, era de risa verme.
¿pur qué, pur quéeee?

Ahora viene la segunda parte...

Iba cargada de bolsas, no es que pesaran mucho, pero eran molestas de llevar, por el volúmen que tenían y si a eso, le sumáis mi bolso, que es, para que os hagáis una idea, como un duplex con terraza...apaga y vámonos...

Ya por fin en el metro, saco el ticket que llevaba en un bolsillo del bolso y tras hacer las mil y una filigranas para poder entrar por el máldito torno, no se abre, pruebo de nuevo y nada... con un cabreo inaguantable, fui a reclamar mi ticket a la taquilla y ahí me llevé un corte tremendo, cuando la señora me dice "este ticket está caducado del año pasado" Ayyyy Dios!!!!! tonta de mí, me equivoqué de ticket, ese no era, le pedí cuatrocientas mil veces disculpas y le dije que lo tirara, busqué el correcto y otra vez a hacer la operación filigrana, para entrar por el torno con todas las bolsas.

Ya montada en el metro, hice el siguiente trasbordo (interminable todo lo que tuve que andar, ya no podía más) y tras montar en el vagón de la linea correspondiente, veo que no hay sitio donde sentarse (normal, dada la hora que era ya) en la siguiente estación tuve que salir, no podía ir de pie, me quemaban las plantas de los pies, ¡¡¡¡quería llorar!!!! y pensé en esperar al siguiente, a ver si tenía más suerte y venía menos lleno... fue así y conseguí sentarme, era un trayecto demasiado largo para ir de pie, en mi estado :-)

Cuando llegué a mi parada (ya era el último trasbordo que tenía que hacer) y me levanté, era peor el dolor, en ese momento me daba igual parecer un pato mareado o una muñeca de famosa, la gente tenía que alucinar, si me estaban observando, sobre todo, la cara...

De repente escucho dos guitarras eléctricas, eran dos chicos que estaban tocando el smoke on the water de deep purple, en ese momento me vine arriba, tocaban de infarto, me paré un rato a escucharlos, les eché unas monedas y me fui pensando que había tenido un día lleno de luces y sombras y pensaba en lo cerca que estaba ya de mi casa y me animaba al ritmo de tan maravillosa canción... (SMOOOOOKE ON THE WAAAATER, FIRE IN THE SKYYYYYYYYYYY) lo que significa "Humo en el agua, el fuego en el cielo" (y yo pensaba, fuego en mis pies).
Dale al Play
Me monto en el último vagón de metro, el que me deja en mi casa, me siento, abro el bolso con la intención de mirar todos los tickets de mis compras y recuerdo, que los he guardado todos en la bolsa de promod... ¡¡¡¡¡¡horrorrrrrr!!!!!! ¿dónde está mi bolsa?, pues si... me la había dejado en la estación de metro. Mientras esperaba, de pie, me apoyé en una columna y dejé las bolsas en el suelo y como no podía pensar, por el dolor de pies, se me quedó olvidada (era la más pequeña, debe ser por eso).

Me bajé en la siguiente estación, con la intención de dar la vuelta, en busca de mi bolsa y ¡¡¡OOOooooh casualidad otra vez!!!! Cuando iba a salir del vagón, me encuentro de frente con 3 guardas de seguridad del metro que entraban en el mismo vagón del que salía yo, les cuento lo sucedido, pararon la marcha del metro y todo (fueron súuuper amables) y por los walkies talkies, pusieron en conocimiento a sus compañeros de la otra estación lo que me había pasado, explicaron como era la bolsa y donde estaba.  

Me fui corriendo para allí (bueno, corriendo no, pero más o menos, lo más rápido que pude), mala suerte otra vez, llegué y se acababa de ir el metro... mis esperanzas de conseguir la bolsa, con mis dos vestidos, se iban desvaneciendo por momentos... Tras esperar un ratín, vino el metro y llegué enseguida (era sólo una estación) ¡¡¡Horror, otra vez!!!  ya no estaba mi bolsa, pero pensé en ir en la búsqueda de los guardas de seguridad, a ver si la tenían ellos... Me doy la vuelta y me encuentro a un chico pelirrojo del que jamás olvidaré su cara, con mi bolsa, caminando sonriente hacia mí (era un guarda de seguridad)... os lo juro, si por las ganas me hubiera dejada llevar, le hubiera dado un abrazo, de esos de dejar sin respiración, pero no me pareció adecuado :-) así que le dí un millón de veces las GRACIAS y me fui contentísima para casa.

Estos son los cojines dichosos, cada vez que los vea, me acordaré de lo que pasé por culpa de ellos...
 El sofá es marrón chocolate pero con el flash sale pelín rojizo, por el brillo de la tela de chenilla.
Todavía me faltan otros dos, más pequeños, que me traeré hoy, para poner a ambos lados del sofá, en color verde caqui, para que no quede tan sosillo... compraré las fundas, ya tengo el relleno y quiero aprovecharlo.
Para que os hagáis una idea, este es el relleno, los quiero en verde para combinar con los paneles, llevan un dibujo, en verde caqui (como la pared), naranja y ocre (como los cojines grandes) y así le doy un toquecillo de color, os los enseñaré en cuanto los tenga en mi poder.
Aquí podéis ver un poco los paneles.

Y aprovechando, hice cambios en la mesita verde, cambié unos detallitos, porque me gusta variar por temporadas, aunque luego vuelvo a poner los mismos que tengo.

En primavera/verano, unos detalles más fresquitos, con flores y en otoño/invierno otros... como estos ya los tenía por casa, hice la prueba y ahí se quedan, al lado de la foto de mi abuela, que era una reina.

¿Vosotr@s también habéis tenido días de estos, llenos de luces y sombras?
¿Os ha atacado el dolor de pies hasta no poder pensar?

Juro que nunca más me volveré a poner tacones para ir de compras, aunque me parezcan cómodos...

Os deseo un feliz fin de semana.

My Instagram

Copyright © AMOR POR LA DECORACIÓN. Hecho con por Lorena Pose