las historias de mi abuelo

LAS HISTORIAS DE MI ABUELO, EL AUTOBÚS.

22:23:00,18 Comments

A estas alturas creo que ya os he puesto en antecedentes con mi abuelo, me da en la nariz que ya os hacéis un poco la idea de como era.

Hoy os voy a contar un poquito más sobre él, porque no pensaba que os iba a gustar tanto esta sección, que escribo con mucha ilusión.

A mi abuelo le encantaba jugar a la lotería, pero no era un derrochador, más bien todo lo contrario, era bastante tacaño... pero le gustaba jugar a la bonoloto, a la primitiva, la quiniela, lotería nacional de navidad, la del niño etc etc Siempre tuvo obsesión con que le tocara, pero nunca ganó nada, sólo pequeñísimos premios... y tenía una espinita clavada porque cuando era jóven, estando trabajando en Argamasilla de Alba (Ciudad Real) donde se conocieron mis abuelos, ya que mi abuela era de allí, como vivían muy alejados él y sus compañeros de trabajo, a través del cartero (que pasaba una vez a la semana por allí), hacían sus gestiones, le encargaban cosas, como por ejemplo, sellar las quinielas y la verdad es que nunca hubo problemas... Hasta que un día la quiniela de mi abuelo tocó, ¡¡¡¡¡¡¡¡con los 14 aciertos!!!!!!!!!! En aquella época, era el premio máximo, imaginaros a mi abuelo pensando que tenía ya la vida resuelta. Pero no fue así, porque el cartero nunca más apareció, el muy sinvergüenza se esfumó con el boleto, vete tú a saber donde, ¡¡hay que ser bien mala persona..!! y mi abuelo, desde entonces decía que era un desgraciado porque le había visto cara de "gilip..." el "maldito cartero" aquel.

Así que como nunca le tocó la lotería, para tener algo tuvo que dedicarse a ahorrar toda la vida, aunque eso sí, con la ilusión siempre de que le tocaría algún día...

Un día de esos a los que él denominaba "vou a tia ten lune" lo que traducido viene a ser "voy a la tia tiene fuego" que en realidad lo que significaba, traducido a su particular idioma, era algo así como, un día de hacer cosas, de arreglar papeleos, ir de compras... Como todas sus "locuras", a él también se le daba por eso, tenía su lenguaje particular, además de poner motes a todo el mundo y a esto incluyo también a los perros, a los que poníamos un nombre y al poco tiempo, se encargaba de rebautizar, con nombres locos, como a uno que tuvimos. que su nombre original era "Cabi" (nombre pijo e insulso donde los haya, sí, lo reconozco) y al que él llamaba "Barrechimeneas" porque decía que tenía un rabo que parecía eso...

Este era "Barrechimenas" porque al final se quedó con ese nombre, fue un buen perro del que siempre nos acordamos. En la primera foto estoy yo de pequeña con él y en la segunda salimos mi madre y yo y él debajo del asiento, con su rabo peludo jejejeje Por favor, que nadie comente nada de nuestras pintas (las de mi madre y  las mías, porque el perro estaba guapo a rabiar) sólo decir que estábamos en los 80, con eso creo que está todo dicho...

Al tajo... ese día se fue de "a tia ten lume", se iba a dedicar a ir a sellar sus boletos de lotería, a comprar, porque para cada cosa tenía que ir a un sitio, a sellar aquí, a comprar lotería allí,  decía que daban más suerte ciertas administraciones de lotería y, en realidad, lo que le pasaba es que le gustaba dar más vuelta porque le encantaba la señora que regentaba una de las administraciones que frecuentaba, que era realmente atractiva y a mi abuelo le gustaba ir a verla, cosa que a mi abuela le ponía un tanto celosa y le decía "pues vete con la morena, la del gato negro, a ver si te aguanta" jajaja.

Y como le gustaba hacer todas esas gestiones por el centro de La Coruña, se iba en el autobús úrbano, porque para él, meterse por ahí en el coche, suponía demasiado (os recuerdo sus nervios al volante) total, que terminó de hacer sus gestiones y sobre las 13.00 horas se dispuso a volver a casa en el autobús.

Era un trayecto un poco largo, de una media hora y los autobuses no eran tan cómodos como los de ahora. El autobús en cuestión, tenía los asientos de madera y acero, en la parte trasera, había dos hileras de tres asientos, colocadas enfrentadas y en el "culo" del autobús, al que se accedía bajando un escalón importante, había como un foso cuadrado donde la gente viajaba de pie, como podía y digo como podía, con conocimiento de causa porque me he llevado más de un castañazo cuando estudiaba en la Escuela de Artes y tenía que ir cargada con mochila, libros y una súper carpeta maxi gigante, con dibujos y además d eno tener más manos, tampoco había donde sujetarse. 
El autobús era parecido a este, las puertas eran iguales.

Ese día, mi abuelo viajaba en uno de esos tres asientos enfrentados y cuando ya estaba llegando casi a casa, vio como en los escalones de la puerta brillaba algo. Como veía muy mal, se acercó para ver si era una moneda y efectivamente, era una peseta, que ya en aquella época no era nada de nada, pero como era tan cutre y tan chatarrero, todo lo que encontraba, lo cogía, le encantaba... (y a mi abuela le horrorizaba), así que se agachó para cogerla, culo en pompa, con una pierna apoyada en el escalón grande que bajaba a esa especie de foso trasero y la otra en la puerta, y por fín agarró con fuerza la peseta... En ese momento de felicidad por su "gran hallazgo," se cerraron las puertas del autobús, quedando atrapada la pierna de mi abuelo... 

Cualquier persona en su sano juicio y con dos dedos de frente, empezaría a gritar, para que el conductor del autobús se diera cuenta de lo que estaba pasando, pero él no; él se calló la boca y fue con la pierna atrapada en las puertas, de una parada a otra, callado y soportando el dolor y todo por vergüenza a decir si le preguntaban, como había pasado eso... vosotr@s imaginaros ir andando por la calle tan tranquil@s y  de repente, ver pasar un autobús, con una pierna salida para afuera, entre dos puertas... yo hubiera pensado que estaba viendo un espejismo, porque manda narices!!!!!!!

Cuando llegó a la siguiente parada sacó la pierna, al abrirse ya las puertas y aguantó tres paradas más dentro del autobús, hasta llegar a casa, sentado y con mucho dolor.

Llegó a casa como pudo y contó lo que había pasado, al ver mis tios y mi abuela, que caminaba mal. Al  sacarse los pantalones vieron que tenía la pierna llena de moratones y él era una persona muy blanca, por lo que el aspecto asustaba, a medida que iban pasando los días. 

Finalmente, tuvieron que ir al médico, aunque él no quería y le dijeron que corría riesgo de cangrena y que lo veían muy feo, era más que probable que tuvieran que amputarle la pierna...

Se fueron a casa y mi abuela estuvo durante muchos días haciéndole curas con mucho cuidado y milagrosamente (o no tanto, más bien gracias a los cuidados de mi abuela), mi abuelo se curó.

No penséis que por esto que le pasó dejó de ser tan tacaño, ¡¡para nada!! Él siguió igual que siempre, cogiendo todo lo que se encontraba por ahí y pasándole cosas insólitas como esta, para luego, no servirles de nada.

¡¡Hasta el próximo capítulo y que disfrutéis de la semana santa!!

También puede interesarte...

18 comentarios:

  1. Me gusta leerlo, me recuerda las cosas y costumbres que tenia mis abuelos e incluso mi padre que perdí muy joven, hasta el próximo capitulo.

    ResponderEliminar
  2. Lore que linda de pequeña la misma carita!!!!
    Me rio muchisimo con estas historias ya espero la proxima!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Yo también perdi a mi padre muy joven y la verdad es que las personas de esa época eran asi,yo prefiero pensar que eran precabidos más que nada por la situación que vivieron en la España de esos años,un besazo reina!

    ResponderEliminar
  4. Ay Lorena,me encanta tu abielillo,me hace reir. Tienes para escribir un libro...
    Que pases una buena Semana Santa.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Lorena !!!!!!!!!!!! tienes la misma carita que ahora , que guapiña.
    Me encantan las historias de tu abuelo, son geniales , tu pobre abuela también se merece unas cuantas entradas de blog, por favor, por favor.Besos.ANA

    ResponderEliminar
  6. Lorena que linda y emotiva esta sección!me encanta que puedas volcar tus recuerdos y anécdotas de tu abuelo.
    beso grande!

    ResponderEliminar
  7. ayyyyyyyy pobre que daño en la pierna, pobrecillo

    Lorena estáis muy guapos los tres tu madre, tu y el perrito, que mas da el año que sea, tu tienes la misma cara ehhhhh

    me encanta esta sección, espero impaciente la proxima aventura, y digo como Ana tu abuela tambien se merece unas entradas que debia ser una señora de armas tomar,con bastante caracter, jejejje

    besos princesa

    ResponderEliminar
  8. Tu abuelo era la caña y a tu abuela había que levantarle un altar,lo que me he reído. Besos.

    ResponderEliminar
  9. jajajaj lo que me haces reir con las historias de tú abuelo.
    Las fotos,maravillosas,ya se sabe que hay que trasladarse mentalmente en el tiempo,pero con las fotos y tú peculiar manera de contar las cosas,me haces pasar un buen rato.
    Pobre la pierna del abuelo,jajaja pero por una "rubia" cualquier cosa,jajaj Bss apretaos!!!

    ResponderEliminar
  10. Que no hagamos comentarios de las fotos???? Pero si son geniales!!! jaja! Los 80 siempre nos van a dar que hablar, me han encantado! Qué decir de tu abuelo! aunque no me hubiese agachado a por la moneda, si me hubiera enganchado la pierna hubiera hecho lo mismo que él!!! Callarme!! jaja.
    Muchos besos, guapetona!

    ResponderEliminar
  11. Que me parto de risa, juajuajua! Que bueno tu abuelo, era lo mejor! Me hubiera encantado conocerlo. tu madre y tu sois dos gostas de agua, y que pintas! jajaja! era la época, ya lo se! y el Barrechimeneas, me parece una moneria de perro, el mio se llama Whiskey Black and white y es un pero muy malo(con cariño), es una bebe y me lo muerde todo y mis manos estan llenas de pequeños arañazaos de sus dientecillos de leche, jajaja! son tan preciosos!Me encanta Barrechimeneas. Y tus historias, bueno las de tu abulo, son geniales, deleitanos todo lo que puedas.
    Un besote gordote
    Vero

    ResponderEliminar
  12. Que buenisimo tu abuelo ja,ja,ja!!
    Y que monisima eras de pequeña maja, lo de las pintas... yo no digo nada, por que me pasa lo mismo con mis fotos, creo que somos de la misma quinta asi que, me abstengo!
    El perro me lo como, era super guapo y con una cara de listo tremenda!
    Me encanta leerte guapa!
    Besos!
    Veronica.
    Los Mundos de Nika Vintage.

    ResponderEliminar
  13. Otra historia que merecia ser contada, madre mia, que personaje!!

    Las fotos no las comento. Todos hemos pasado esa época y será echar tierra en mi propio tejado, jajaja.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Hola Lorena, me encantan las historias que nos cuentas!!!
    Y tu y tu madre estáis las dos guapísimas!!!!!!!!!!!
    Te deseo que pases unas Felices Pascuas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Vaya tela con tu abuelo, jajajaj y parece que no aprendió la lección...
    Un beso,
    Mlu

    ResponderEliminar
  16. Anda que ... ¡menudo era tu abuelo!! Besos, Ana

    ResponderEliminar
  17. Jo con tu anuelo... eso sí que es ser todo un personaje!!
    Te voy a confesar que me ha dado tanta rabia lo del cartero maldito que mientras leía el resto del post iba pensando 'yo muevo cielo y tierra pero lo encuentro, vaya si lo encuentro...'; lo que demuestra que tu abuelo, además de ser todo un personaje, era mucho mejor persona que yo!!! Jajajajajaj

    Olé por él =)
    Muassssssssss querida!

    ResponderEliminar
  18. Hay que risa imaginarme ver pasar el bus con una pierna por fuera. Y es que me rio por que no le paso nada y que bueno que se curo. Pero que risa

    ResponderEliminar

Tus comentarios son muy importantes para mí, sin ellos no sería capaz de mejorar y de seguir adelante con este blog.
¡¡Muchas gracias por venir y comentar!!