HOY COMPARTIMOS... UN LUGAR DONDE PERDERSE.


Un mes más, el grupo "Hoy compartimos..." se reúne para desarrollar un post desde la perspectiva de cada blogger y como somos un grupo con blogs de diferente temática, lo divertido es ver como con un mismo tema, podemos jugar tanto. Además, este mes estrenamos "nuevo look".

Y este mes, el tema no me puede gustar más... Un lugar donde perderse.

Madrid, me pierde, me pierdo en Madrid...
Allá donde se cruzan los caminos, 
donde el mar no se puede concebir...
donde regresa siempre el fugitivo, 
pongamos que hablo de Madrid. 
Donde el deseo viaja en ascensor,
un agujero queda para mí
que me dejo la vida en sus rincones.
Pongamos que hablo de Madrid.
Las niñas ya no quieren ser princesas

y a los niños les da por perseguir
el mar dentro de un vaso de ginebra, 
pongamos que hablo de Madrid. 
Los pájaros visitan al psiquiatra, 
las estrellas se olvidan de salir, 
la muerte viaja en ambulancias blancas, 
pongamos que hablo de Madrid. 
El sol es una estufa de butano, 
la vida un metro a punto de partir, 
Siempre me he preguntado...
por qué la gente se queda aquí.
Quizás no haya otro sitio
que sea mejor para vivir. 
Nos gusta amontonarnos dentro de los bares
para tomarnos la cerveza afuera en la calle.
Y es que Madrid... no tiene mal pero sí.
Los coches echan humo como en todas las ciudades
pero nadie se resigna a no pasear por la calle.
Y este Madrid... sigue siendo diferente...
y lo mejor que hay aquí, es que está lleno de gente.
Con su otoño Velázquez, con su Torre Picasso,
su santo y su torero, su Atleti, su Borbón,
sus gordas de Botero, sus hoteles de paso,
sus abuelitos al sol. 
Con su hoguera de nieve, su verbena y su duelo,
su dieciocho de julio, su catorce de abril.
A mitad de camino entre el infierno y el cielo
yo me bajo en Atocha, yo me quedo en Madrid.
Aunque la noche delire como un pájaro en llamas,
aunque no dé a la gloria la Puerta de Alcalá,
aunque la maja desnuda cobre quince y la cama,
aunque la maja vestida no se deje besar,
Corte de los Milagros, Virgen de la Almudena,
chabolas de uralita, Palacio de Cristal,
con su "no pasarán" con sus "vivan las caenas",
su cementerio civil, su banda municipal.
pero siempre hay un sueño que despierta en Madrid,
pero siempre hay un vuelo de regreso a Madrid.

Extractos de las canciones "Pongamos que hablo de Madrid", "Yo me bajo en Atocha" de JOAQUÍN SABINA
y "Madrid, Madrid" de HOMBRE G.

Me vine a vivir a Madrid por amor, pero he tardado casi 7 años en amar esta ciudad, en la que al principio no me sentí demasiado bien.

Tanto estrés, tanta gente, una ciudad tan grande... pensaba que no era para mí...
Pero no, estaba equivocada, he aprendido a respetar y amar a Madrid y me he dado cuenta de que es la ciudad ideal para mí.

Me encanta perderme por sus calles, descubrir lugares que me parecen increíbles, pasear por la Gran Vía, Chueca, Sol, Malasaña, Lavapiés, La Latina... ir en metro, mezclarme entre la gente y pasar desapercibida, me gustan los neones, las grandes avenidas, los "saraos", los colores, las luces, el sol, la nieve, los teatros, las corralas, el afilador de la gran vía, el oso y el madroño, las tiendas "de una sóla cosa", las cámaras de televisión en la calle Preciados, los bocatas de calamares de la Plaza Mayor, el cocido madrileño...
Ya me siento un poco "castiza" y aunque mi acento gallego sigue (y seguirá) presente, he adoptado expresiones sin querer... que me hacen sentirme un poco más madrileña.

Sí, me gusta Madrid y aunque siento orgullo por mi Galicia y me siento gallega por los cuatro costados, Madrid me ha conquistado y...
Madrid tiene seis letras
“M” de maravilla,
La “A” viene de andova
Porque es algo pintilla
La “D” pa que se enteren
Que el alma to lo da
La “R” por risueño
La “I” por inmortal,
Y hay otra “D” que avisa
Que sobra dignidad. 

Os he mostrado tantas veces en este blog, calles, plazas, pueblos... de Madrid, que no sabía como desarrollar este post para explicaros lo que es para mí Madrid, lo que siento por esta ciudad que en un principio me  recibió regular, con el tiempo pasó a ser peor... las peores noticias de mi vida las recibí en esta ciudad y parecía que todo me salía mal. Creo que es por eso que los primeros años que pasé en esta gran ciudad, no me terminaba de adaptar, no me gustaba, no me sentía bien aquí y todo lo veía negro. 

Pasado un tiempo, mi vida cambió mucho, había luz, ilusión, ganas y nuevas oportunidades en mi vida que hicieron que casualmente, tuviera que desplazarme mucho por la capital. Cuando hay ilusión en tu vida y aprendes a vivir con las adversidades, ves las cosas de otra forma y eso fue lo que me ocurrió un buen día cuando visité la azotea del circulo de bellas artes, por primera vez. Contemplar todos los tejados de Madrid, los grandes edificios, las luces, el bullicio... todo eso que me hacía sentir tan pequeña, hizo que me sintiera "grande", orgullosa, dichosa y feliz de vivir en un sitio como Madrid. Es por eso que he elegido este lugar, como un lugar donde perderse, porque además de ser un sitio precioso y mágico, donde puedes disfrutar de grandes vistas de Madrid, fue el lugar donde me dí cuenta que estaba dispuesta a dejar de ser esa Lorena negativa y triste, para volver a renacer y comerme esta ciudad, que Madrid es mucho Madrid, pero yo también soy mucha "chulapa" para esta ciudad.

A veces te pierdes y no te encuentras jamás, pero yo tuve la suerte de conocer este lugar donde me volví a encontrar y en el que de vez en cuando, me gusta ir a perderme, pero en la belleza de sus vistas.

Puedes visitar la azotea del círculo de bellas artes de Madrid, de lunes a domingo en horario de 11 a 15 hrs y de 16:00 a 21:00 hrs. La entrada a la azotea cuesta 3 € y 2€ con carné joven. Los tickets se compran en la recepción del edificio.


¿Quieres saber donde se pierden mis compis de quedada?
¡¡Visítalos!!


Síguenos en Facebook y en nuestro blog.

My Instagram

Copyright © AMOR POR LA DECORACIÓN. Hecho con por Lorena Pose