PASEO DEL PARROTE Y MUSEO MILITAR DE LA CORUÑA

¡¡Hola amores!!
Hoy os traigo las últimas fotos que me quedaban por enseñaros de mi visita veraniega a mi querida ciudad: La Coruña. Dentro de unos días, volveré a mi tierra, a pasar unos días por las fiestas navideñas, así que seguro que tendré tiempo a hacer fotos a más cosas que aún quedaron pendientes, sé que no soy objetiva cuando hablo de mi ciudad, porque es muchísimo lo que la quiero, pero a mí me parece una de las ciudades más bonitas y limpias del mundo.

Siempre he sentido predilección por esta zona en concreto, de hecho, hasta las casualidades o causalidades de la vida, hicieron que terminara estudiando en la escuela de artes Pablo Picasso, donde disfrutaba de estas asombrosas vistas por todas sus ventanas y terrazas. Todavía recuerdo cuando estaban construyendo esta parte del paseo marítimo (comenzaron a hacerlo en el año 1.996), ya que coincidió en ese momento en el que yo estudiaba... hasta tengo en la memoria el día que vi desde las ventanas de mi clase, como colocaban las primeras farolas de color rojo, tan impactantes, modernas y que tanto llamaban la atención. Por cierto, como dato curioso, os comento que cada una de las 17 farolas costó en su momento 1.000.000 pesetas (6.000 euros de los de ahora) y cada una de ellas lleva dos esmaltes originales realizados por una conocida artista, Julia Ares y no hay ningún dibujo repetido, lo podéis comprobar si vais por La Coruña.
Foto de mi época de estudiante en el paseo marítimo del parrote y al fondo se ve la escuela de artes (el edificio blanco largo)
Me encanta esta foto y su colorido, no tiene ningún filtro ni retoque, es tal cual salió y se reveló. En esta época empezaba mi coqueteo con la fotografía. Esta era mi amiga Patricia a la que conocí en clase.
En esta parte del paseo marítimo nos encontramos con el fuerte de San Antón, antiguo lazareto y fortaleza transformado en museo Arqueológico. Fue edificada esta antigua fortaleza en el que era entonces un pequeño islote en medio de la bahía coruñesa, en el que se encontraba una pequeña ermita dedicada a San Antón. Su propósito era defender la ciudad de los ataques desde el mar. Su construcción comenzó el año 1587, según indica una inscripción en la portada de la fortaleza. Durante el ataque inglés de 1589 por parte de la Armada Inglesa, el castillo contribuyó con eficacia a la defensa de la ciudad, a pesar de estar inacabado. Tras el ataque, se continuó su construcción hasta la finalización de las obras en 1590A partir del siglo XVIII la fortaleza se convirtió en prisión, función que mantendría hasta su cesión al Ayuntamiento de La Coruña en 1960.
También está la dársena deportiva de La Coruña y el dique de abrigo y la torre de control, de 80 metros de altura, donde se ubica el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo, la Dirección General de la Marina Mercante y la Capitanía Marítima de La Coruña.
El dique de abrigo o dique Barrié de la Maza se llama así porque resguarda a los barcos en su entrada al puerto de La Coruña.
Las gaviotas forman parte de la ciudad también.
La muestra de objetos relacionados con la historia bélica de España recogida en este museo no es muy amplia, pero su interés se refuerza porque los alrededores del propio museo están muy vinculados con algunos de los conflictos en él representados. 
El museo se encuentra cerca del mar flanqueado por las murallas y fortificaciones de la ciudad, testigos del ataque de Drake, del asalto frustrado los momentos más dramáticos de la batalla de Elviña o las idas y venidas de las tropas de las guerras de Cuba o Marruecos. Se puede ver una buena colección de armas cortas, de todas las épocas. También bastantes recuerdos del ejercito de la época colonial en Cuba, Marruecos o Filipinas.

En el entorno del museo se muestran unas pocas bocas de artillería de grueso calibre. Un 88 mm antiaéreo, un cañón de una batería de costa y un par de piezas más. La colección de todas formas es limitada, como muestra de ello se puede tener en cuenta que en una valoración del material mostrado, se ha determinado que la pieza más valiosa es un pequeño cañón de salvas (de esos que parecen de juguete) de la época de la reina Isabel II.

Espero que os hayan gustado estos rinconcitos de mi querida ciudad, a la que como ya sabéis, ¡¡adoro!!
Que poco me queda para volver a pisarlos... y para alguna sorpresita relacionada con el mundo blogger que dará lugar en mi tierra (¿qué será?)
Un besito.

My Instagram

Copyright © AMOR POR LA DECORACIÓN. Hecho con por Lorena Pose