PORTOBELLO STREET-PRÍNCIPE DE VERGARA MADRID



¡¡Hola amores!! ¡¡Cuantos días sin escribir!!

He estado muy liada, de aquí para allí, con un buen catarro y asistiendo a algún que otro evento (aunque menos de los que me hubiera gustado asistir, porque me he perdido unos cuantos por mi catarro). Esta semana postearé también el fin de semana, ya que quiero mostraros muchas de estas cosas que os comento y que sé que os van a encantar (he estado en la Fashion Week de Madrid).

El jueves de la semana pasada, me invitaron a visitar la tienda que Portobello Street acaba de abrir en la calle Príncipe de Vergara de Madrid. Precisamente ese día inauguraban la tienda y para allí que me fui, acompañada de Rubén.

Por el camino le iba diciendo que iba a pasar un mal rato viendo tantas cosas bonitas y no poder llevármelas todas a casa... ya conocía la tienda de Portobello Street, pero en versión online y sabía que sus muebles y objetos decorativos, son muy del estilo que me gustan.

Para l@s que no conozcáis Portobello Street os cuento un poco su historia: Alberto Torres y David González, sus fundadores, empezaron fotografiando muebles para catálogos. En 1995 crearon en Madrid una tienda de réplicas de antigüedades, al más puro estilo de Potobello Road Market londinense y ya llamaron ese tienda Portobello Street. Aunque la autentica revolución vino con la creación de la página web. David y Alberto apostaron por la venta online cuando en España el comercio electrónico era aún una utopía. Y funcionó. La página fue un éxito desde el primer momento y hasta hoy no ha parado de crecer. En poco tiempo la web pasó a ser el principal puerta de entrada de los clientes de esta empresa, y al ritmo de esta demanda, Portobello Street decidió ampliar su catálogo mucho más allá de las réplicas, incorporando una amplia selección de muebles de estilo colonial, vintage, de diseño e infantiles.

Nosotros hablamos con Alberto Torres, que fue amabilísimo con nosotros, super atento y servicial, explicándonos el funcionamiento de la empresa, de la tienda y contándonos curiosidades sobre algunos de los muebles que pudimos ver in situ. Se nota cuando alguien tiene entusiasmo y está orgulloso de lo que hace, su seguridad hablándonos de sus productos y sus dotes comunicativas, no nos dejaron indiferentes. Da gusto encontrarte con gente tan joven y al mismo tiempo emprendedora, como él, sobre todo con los tiempos que correns, es agradable saber que hay personas capaces de levantar este país, gracias a su valentía y por supuesto valía.


Nada más entrar, esta consola de color rojo, sirve de bienvenida a la tienda.
Me encantó la  ambientación, con todos esos espejos diferentes,
 colocados en la pared. Es una bonita idea decorativa para copiar...


Justo enfrente, esta otra ambientación de otro tipo de recibidor, más industrial. Me enamoré de la cómoda y de las estrellas de la pared. (Ni que decir de esas lámparas-foco, me gusta especialmente la que lleva trípode).


Este sillón rojo estaba justo enfrente a la puerta de entrada... ¿os imagináis la impresión tan buena que me causó entrar a la tienda y verlo? Una chica amante del rojo como yo...




¿Qué me decís de este maravilloso sofá?  Me encantó ese rincón cinematográfico que crearon con fotografías en blanco y negro.




Este dormitorio me pareció de cuento. Siempre me han gustado los cabeceros de esa forma y con los barrotes tan altos... Y siempre he querido tener una descalzadora como esta a los pies de mi cama (pena no tener espacio) me parece un mueble muy versátil, pero me gusta especialmente colocado a los pies de la cama, porque además, hace su función práctica.



El dormitorio turquesa con detalles en dorado es de los más bonitos que he visto últimamente. Tiene el encanto de un diseño clásico, pero con  un color muy actual y fresco. Me gusta la idea de mezclar cojines de diferentes formas, texturas y colores, así como estampados, el cojín del perrito Carlino, me encantó y en mi opinión queda fenomenal y rompe un poco la seriedad del conjunto, haciéndolo más ecléctico.




¡¡La chaisse longe en color azul también hizo que mis ojos hicieran chiribitas!!
(Se lo dije a Rubén, que me iba a poner malísima y así fue)


La barra con sus taburetes, en versión contemporánea y de diseño, he visto pocas tan elegantes.


Este fue otro de los rincones que más me gustaron, con esa nevera de estilo retro en color granate y las dos sillas blancas con el velador a juego.

Lo que más le gustó a Rubén fue esta mesa-futbolín. No es un futbolín convencional, aunque el funcionamiento y fabricación del mismo, sea como cualquier otro. La curiosidad que tiene es que cerrado es una mesa de comedor chulísima, lacada en blanco, con un diseño espectacular. Cuando se cierra quedan cubiertos todos los mandos, para que no resulten molestos a la hora de comer. La parte central de la mesa que vimos en la tienda llevaba un cristal, pero Alberto nos comentó que se podía personalizar y en lugar de cristal, poner madera del mismo color o del que elija el cliente.
Los jugadores son también personalizables. así como el logo del tapete que hace de césped.




La mesa tiene un sistema hidráulico que permite subirla para jugar al futbolín y tener los mandos a la altura deseada.


Otro de mis rincones favoritos de la tienda fue este saloncito, de un estilo retro-escandinavo, muy de moda ahora. Me gusta la serenidad y personalidad que transmite.







 
Y como siempre y para dar fe de que he estado allí, ahí me tenéis...
¿Como me iba yo a resistir a hacerme una foto en este precioso sillón rojo?
Sencillamente ¡¡maravilloso!! (no me quedaba mal, eh?? jejeje)


¡¡Mucha suerte con esta nueva tienda!!

C/ Príncipe de Vergara, nº 78
Madrid
¡¡Sígueles en las redes sociales!!

¿Conocíais Portobello Street?
¿Os ha gustado su showroom de Príncipe de Vergara?
¿Qué objeto os llevaríais a casa sin pensarlo?

My Instagram

Copyright © AMOR POR LA DECORACIÓN. Hecho con por Lorena Pose