miscelanea

FELIZ DÍA A TODAS LAS MAMÁS

20:16:00,13 Comments

Image Map

¡¡Hola amores!!
Hoy en España se celebra el día de la madre. La verdad es que en mi casa nunca lo hemos celebrado. Creémos que es un día inventado por las grandes superficies, para hacer venta, pero bueno, hay que reconocer que es un motivo bonito para la celebración.

He pensado que lo mejor para un día como hoy, era hacer un post recordando algunas de las anécdotas más divertidas que tengo de mi infancia.

Soy hija única, por lo que mi madre era un tanto miedosa con todo lo que me podía pasar. No es que fuera una niña problemática, en el sentido de ser muy revoltosa, porque más bien era todo lo contrario... pero ella era así. Todavía recuerdo cuando llegada la edad de tener mi bici (de dos ruedas, no como la de la foto que tenía cuatro) se negó en rotundo en comprarme una porque decía que me podía caer y hacer mucho daño.
Yo me volvía loca con las bicis y siempre tenía que pedir a mis amigos que me dejaran dar un par de vueltas y la verdad es que ya estaba harta de tener que suplicar a mis amigos, como un alma en pena "¿me dejas dar una vuelta?". Llegó un día en que dos de mis tios (los más pequeños) dijeron que eso no podía ser y como yo vivía de lunes a viernes en casa de mis abuelos, con todos mis tíos, decidieron que me comprarían una bici, pero con la condición de que madre no se podría enterar. No os podéis hacer una idea lo que es para una niña de 8 años tener que estar recordando a cada rato que delante de su madre no podía decir nada relacionado con la bici... yo que ese momento estaba como loca con mi cacharro de dos ruedas y que no podía parar de contar y contar cosas que hacía con ella...

Pasados unos 6 meses de tener la bici, fuimos un grupo enorme de niños del barrio a las pistas de un instituto próximo a la casa de mis abuelos, capitaneados por mi tía que estaba siempre rodeada de niños, tenía un imán especial para ellos jajajaja  Cuando ya llegamos al instituto, mi tía organizó unas carreras en bici de dos en dos, teníamos que partir de un punto e ir hasta una valla y volver al punto inicial. En principio, este juego no tenía ningún peligro pero... 

Cuando me tocó el turno de competiir con uno de mis amigos (Javi "Miritas"), empezamos a pedalear con todas nuestras fuerzas;
 ambos éramos muy competitivos y queríamos ganar como fuera pero el ansia de proclamarnos vencedores hizo que en lugar de girar los dos hacia la misma dirección, cuando llegamos a la valla y nos dispusimos a dar la vuelta, lo que hicimos fue que giramos los dos de forma encontrada, total que chocamos con las bicis y caíamos al suelo estrepitosamente y teniendo en cuenta que íbamos a una velocidad considerable, el golpe fue de los "majos" y encima con toda la arenilla que había en el suelo...¡¡¡que dolorrrrr!!!! 
Mi amigo y yo nos miramos cuando nos vimos tirados en el suelo (yo me llevé la peor parte cayendo con mi bici, la suya y él encima) y empezamos a hacer pucheros, ninguno terminaba por romper a llorar (por vergüenza) pero cuando vimos a toda la pandilla de amigos y a mi tía desesperada corriendo hacía nosotros, dando gritos como locos, rompimos a llorar los dos a la vez... mi amigo lloraba pero yo estaba muerta de dolor y de miedo, sólo con imaginarme que mi madre se iba a enterar de que tenía bici y me había caído con ella, con la de veces que me había dicho que si tenía bici me iba a lastimar.

Tras retirarme de encima las dos bicis y a mi amigo "Miritas", nos dimos cuenta de que faltaban las gafas de mi amigo y tras buscarlas entre toda la pandilla, aparecieron al lado de una cancha de baloncesto, unos 100 metro más atrás, con las patillas super abiertas pero enteritas, para que os hagáis la idea de como fue la leche que nos pegamos.

A mí se me puso la pierna que daba miedo mirarla, la tenía de mil colorines, llena de moratones, rascazos y quemaduras que me produjo el suelo en la pierna, con el propio roce y encima era verano, por lo que era difícil poder ocultar todo eso. 

A mi madre se lo ocultamos durante mucho tiempo, de hecho le contamos que me había caído en la calle, sin más... y ya se había llevado un disgustazo!! para más inri, días antes de eso, me habían puesto gafas y no os podéis imaginar la llantera que le entró cuando salimos del oculista y haberle dicho que era hipermétrope. Para que la íbamos a disgustar a lo tonto... jajajajaja

Tiempo después, cuando ya me fui a vivir con mis padres de forma permanente, mi madre se tuvo que enterar de que tenía bici, porque yo no estaba dispuesta a prescindir de ella... y aunque le costó decir que si, no le quedó más remedio, cuando ya harto del temita, mi tío Pedro le dijo que ya tenía bici y que me la había comprado él jajajajaja

Así era con todo, cuando me veía con los patines se ponía mala... le daba miedo que me fuera de campamento con los boy scouts, verme  a través de la ventana saltar por las piedras, en un monte que teníamos al lado de una casa donde estuvimos viviendo unos años... 
Ella dice que era feliz cuando siendo yo un poco más mayor, me había comprado una máquina de escribir y entonces estaba más tiempo en casa, pero también cuenta que tenía los oídos saturados con el ruido de las teclas jajajajaja

En fin, mi madre era así y todavía tiene cosas de ese tipo; pese a eso yo siempre he sido una persona muy independiente, tanto de niña como ahora, aunque la verdad no sé ni como, teniendo la madre que tengo jejeje


Otra anécdota muy divertida sucedió cuando yo tendría unos 5 o 6 años. Siempre he sido muy observadora y si he tenido un defecto cuando era pequeña, ha sido el de bocazas.

Una mañana, mi tía, mi madre y yo fuimos a la casa de una costurera del barrio, que le estaba haciendo a mi tía un vestido para ir a una boda. 

La señora nos hizo entrar a su habitación, para hacerle las últimas pruebas del vestido a mi tía y mientras ellas estaban atareadas con los alfileres, las medidas... yo me quedé observando detenidamente el techo de la habitación. Estaba lleno de manchas negras de humedad y yo pensé que era suciedad.

De repente, interrumpí la conversación para decir lo siguiente:
"Maruja, a ver si coges una escalera, te subes y limpias el techo con lejía, que está muy sucio" y me quedé tan pancha.

La señora empezó a abrir los ojos y se empezó a reír a carcajadas, mientras decía "Que riquiña, que riquiña...", aunque seguro que por dentro estaría pensando en lo bocazas y repelente que había sido.

Yo miré a mi madre, pensando que había hecho una gran cosa... teníais que haberla visto, tenía los ojos ensangrentados, estaba roja como un tomate maduro y con una cara de mosqueo alucinante... y mi tía, roja no estaba, pero me estaba taladrando con la mirada. En ese momento supe que al salir de allí me iba a caer la del pulpo y así fue. Además de reñirme ya dentro de la casa de la costurera (de forma un poco más comedida), al salir de allí me pusieron el culo fino a cachetes (bien merecidos) y yo siempre recordaré a mi madre como me decía "No se te puede llevar a ningún sitio" aunque yo en aquél momento estaba desconcertada porque no entendía de que servía decir la verdad, si te reñían después... 

Podría estar horas contando anécdotas de este tipo, pero como quedan muchos días de la madre por celebrar, iré dosificándolas, año tras año...

Os dejo una foto de mi madre en la actualidad. Hace unos días cumplió 55 años y no sé si será porque es mi madre, pero yo la veo cada día más guapa.

Un besazo y felicidades a todas las madres del mundo.

También puede interesarte...

13 comentarios:

  1. Que buenos recuerdos!!!
    Y es verdad, nadie diría que tu madre tiene 55, esta genial!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Tu madre esta guapísima! Aquí el día de la madre es el domingo que viene, así que como premio tengo dos desayunos preparados con mucho cariño, un ramo con flores del jardín y muchos abrazos :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Anda, nuestras madres tienen exactamente la misma edad! Mmmmmmmmmm... Entonces, tú y yo debemos ser de la misma quinta, ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Me he divertido mucho leyendo tus anécdotas, pero con tu frase a la costurera me has hecho mucha gracia. Es verdad que nos enseñan a que no hay que decir mentiras y luego una que dice verdades de buena voluntad y encima se lleva al regañina, "a ver si te subes a la escalera y limpias el techo", como si lo viera. Que gracia, jajajaja. Me he acordado de algunas meteduras de pata mías de cuando era chiquilla. Y no te conozco personalmente, pero por lo que he visto en fotos, eres pastada a tu madre, aunque con el pelo colorao! :P

    ResponderEliminar
  5. Lindo homenaje a tu mamá!! Vos y ella son 2 gotas de agua...iguales, las 2 hermosas!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Lorena que talento para contar tus historias!!
    Me he divertido un montón sobre todo cuando mandaste
    a limpiar el techo sucio a la señora costurera, jjajajaj
    tu Madre bebió de la fuente de la eterna juventud tiene una piel
    envidiable muy bella!!
    Felicidades y Agradecimientos porque te trajo al mundo
    y gracias por estar, crear e imaginar para todas nosotras
    besitos

    ResponderEliminar
  7. Hola Lorena como siempre me divertí muchos con tus inmerables anécdotas y segundo linda tu madre !! Y que joven es !! Que suerte
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Lorena, madre mia eres parecidisima a tu madre!!!!!! Tu madre esta estupenda y muy joven, es que es joven...se la ve guapa, guapa en la foto, felicidades por tu tesoro, quierela mucho!!!

    Un saludito!!!!

    ResponderEliminar
  9. Guauu tu madre es muy joven! no parece que tuviera esa edad sino 40 anos.....me dejo sorprendida, felicidades aunque aca en italia el dia de la madre es este domingo!.
    Lindo post.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Has hecho una entrada preciosa donde nos entretienes una vez más con tus aventuras y anécdotas que siempre te acompañan. Un lindo homenaje a tu madre, que es muy joven y se le ve tan guapa en todas las fotos. Te pareces mucho a ella y si os ven juntas nadie diría que sois madre e hija sino hermanas. Un bonito regalo si ella ha leído esta entrada.
    Un besote enorme Lorena

    ResponderEliminar
  11. Tu madre y la mía se parecen más de lo que pensaba en el carácter!! Y también en el aspecto juvenil, porque son casi de la misma edad (creo que la mía un pelín más joven).

    ResponderEliminar
  12. ¡Guapísima!. Los cincuenta es una buena década )es la mía, jejejej). Te pareces mucho a ella y, seguro, estarás igual de guapa a su edad porque eso se hereda. Besos.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son muy importantes para mí, sin ellos no sería capaz de mejorar y de seguir adelante con este blog.
¡¡Muchas gracias por venir y comentar!!