escapadas

(ESCAPADAS) 15 COSAS QUE TE GUSTARÁN DE OPORTO

14:42:00,1 Comments

¡¡Hola amores!!


Después de un descanso bloguero bastante largo, retomo la actividad con muchas ganas, nuevas ideas y proyectos que ya estoy empezando a llevar a cabo. De vez en cuando es bueno darse un respiro y venir con energías renovadas, yo lo necesitaba... no es que esté cansada del blog, todo lo contrario, pero si es cierto que los últimos meses ha tenido una actividad bastante frenética y estaba agotada, así que por eso decidí que el verano es para disfrutarlo a tope y olvidarse un poco del blog me ha venido muy bien. 

Ha coincidido este parón con mis vacaciones, que este año he disfrutado muchísimo. He visitado lugares nuevos y otros he vuelto a verlos después de muchos años, como es el caso de Oporto, ciudad de la que os voy a hablar hoy.

A Oporto he ido muchas veces cuando era pequeña. A mi familia siempre le ha interesado mucho viajar a Portugal, nos gusta muchísimo y además, mi abuelo materno era portugués (¿Conocéis sus historias? haz clic aquí para descubrirlas)  por lo que imagino que eso también hace que nos tire mucho. 


La verdad es que cuando he viajado a Oporto, no lo he visto muy bien, pues nos limitábamos a visitar las bodegas y el puerto, poco más... siempre era parada de paso cuando íbamos a Lisboa, por eso nunca hemos profundizado demasiado. Es por eso que tenía muchas ganas de caminar por sus calles, disfrutar de su espectacular arquitectura, sus fachadas típicas de azulejo que tanto me gustan, montarme en el tranvía y para personas como yo, que valoramos y vemos belleza en lo decadente, es una ciudad apasionante. Además, es una ciudad pequeña y que puedes verla caminando, pues está todo muy concentrado.

He venido totalmente enamorada y el año que viene pienso volver para visitarla de nuevo y ver algunas cosas que me quedaron pendientes, pues solo estuve dos días y medio, ya que el viaje continuaba por otros sitios. 

Tengo que decir que soy muy fan de Portugal; es un país muy cosmopolita, la gente es muy amable, cívica y educada, me encanta el idioma y me mosquea mucho que haya gente que sin conocerlo hable mal de este país, como si fuera una porquería o estuvieran super atrasados con respecto a España. Cuando dije que venía de vacaciones al norte de Portugal, hubo quien me dijo que "no vale para nada", claro que la ignorancia es muy atrevida y para gustos se pintan los colores, aunque yo defiendo el país con uñas y dientes y pienso que quien dice algo así es porque no valora la belleza de las cosas y prefieren veranear en lugares masificados de gente y edificios de hormigón que no te cuentan nada... yo no, yo prefiero viajar a lugares con historia y con encanto. Así que ya lo decía antes pero ahora lo digo si cabe más alto ¡¡que nadie me hable mal de Portugal!! Primero conocerlo y después me contáis...

Hoy os hago un resumen de las cosas que vi y que más me gustaron, estas me parecen las 15 cosas que te gustarán de Oporto (que hay más cosas que las famosas bodegas, señores), pero os ampliaré información y más fotos en los próximos días, publicaré dos post más en los que os daré datos detallados de todo y consejos para visitar la ciudad. De momento, tomar nota de estas 15 cosas que os fascinarán...

1.- Mercado do Bolhao
El mercado do bolhao (Rua Fernandes Tomás-Edificio mercado Bolhao) fue erigido en 1914. Allí puedes comprar carne, pescado, fruta, flores y muchos otros productos, así como tomar algo o comer unas sardinas recién hechas.. Su estado de conservación es bastante malo y decadente, pero precisamente ese el encanto que tiene. El mercado está dividido en varias plantas en las que los comercios se distribuyen en torno a un gran patio central. Es uno de esos lugares que aunque se caigan a trozos, irradian autenticidad y nostalgia, y que son difíciles de encontrar en cualquier otro sitio.

Tendera de un puesto de flores secas del mercado do bolhao
Puesto de artesanía típica portuguesa del mercado do bolhao
Vista desde la planta superior del mercado do bolhao

2.- Estación de ferrocarril de Sao Benito
La Estación de Trenes de San Bento (Praça de Almeida Garret)  fue construida a principios del Siglo IX sobre los restos del antiguo convento de San Benito del Ave María y fue diseñada por Marqués da Silva

Aunque ya  su fachada es señorial y te llama la atención por sus influencias de la arquitectura francesa de la época, la verdadera joya se encuentra en su interior. Tengo que reconocer que estuve un rato boquiabierta contemplando el maravilloso hall decorado con más de 20.000 azulejos en los que se retrata la historia de Portugal, de una forma magistral y muy didáctica. No sé como no me dio una tortícolis aguda, porque mi cabeza giraba para todas partes, el techo, los murales de azulejos, las puertas, los antiguos carteles que indican la entrada, salida y la venta de billetes... todo es tan espectacular y conserva tanto ese halo de nostalgia característico de Oporto, que si lo ves te quedarás encandilad@.

Murales y detalles de las puertas de la estación de Sao Benito

3.- Comercios y fachadas de estilo art noveau
Una de las cosas que más me gustaron y sorprendieron de Oporto, es la gran variedad de arquitectura y diseño art noveau que hay, se nota que esta ciudad vivió su gran apogeo durante las primeras cuatro décadas del siglo pasado. Si cerraba los ojos podía transportarme a la época del Charleston, podía ver a las mujeres con vestidos de flecos y plumas en la cabeza, a los mafiosos del contrabando. Miraras donde miraras eta como estar en la era de oro del cine, de la alegría sin fin y del comienzo del consumismo. Los maravillosos años 20, una de mis décadas favoritas.

"A perola do bolhao" (Rúa Formosa, 279) un ultramarinos que debes visitar si vas a Oporto, una maravilla su fachada de estilo art noveau y los productos típicos portugueses que venden en su interior. Antiguamente fue una conocida tetería, fundada en el año 1917.
Fachada de la joyería "Vicent", un ejemplo claro de estilo art noveau
Detalles art noveau de fachada y portal 
Maravilloso edificio art noveau de Oporto, frente a la estación de Sao Benito

4.- La tienda "A vida portuguesa"
A Vida Portuguesa (Rua Anchieta 11) nació de una investigación de la periodista Catarina Portas sobre los productos antiguos portugueses:. Los que hemos conocido desde hace varias décadas, los que han conservado su embalaje original o los que se han inspirado en ellos, los que todavía se fabrican... Visita obligada, ¡¡os lo querréis llevar todo!! y además la tienda es maravillosa ya de por si...

Detalle de la fachada de la tienda "A vida portuguesa" Oporto
Una de las majestuosas escaleras del comercio "A vida portuguesa" de Oporto, con una pared decorada con golondrinas, una de las artesanías típicas de la ciudad.

5.- Fachadas de azulejos de colores
Una de las cosas que más te llamarán la atención de Oporto, es ver las fachadas del casco histórico de la ciudad, la gran mayoría revestidas de azulejos de colores, con dibujos geométricos. Fue en el siglo XIX cuando se vivió la edad de oro del azulejo. El azulejo es un material resistente, a prueba de terremotos e impermeable a las inclemencias del tiempo. Aunque su precio era muy elevado, no era obstáculo para aquellos emigrantes portugueses que regresaban de Brasil habiendo amasado buenas fortunas y que se lo podían permitir.

Detalles de diferentes fachadas de azulejo de Oporto

6.- Su Arquitectura
Oporto es la ciudad por excelencia de la arquitectura más portuguesa. Es conocida a nivel internacional por ser la ciudad donde está el estudio de Siza, que tiene una escuela de arquitectura propia con vistas al río Duero y por ser también la ciudad de Souto de Moura (ambos de Matosinhos). Oporto es una ciudad de contrastes y combina la arquitectura moderna con la antigua y su centro histórico es Patrimonio Mundial de la Unesco... no me extraña en absoluto, porque es maravilloso!!
La Avenida dos Aliados es una avenida amplia y llena de edificios modernistas y muy emblemáticos. Aquí se encuentra el ayuntamiento de Oporto, en la parte más alta de la avenida.

Avenida dos Aliados de noche, con el ayuntamiento al fondo.

Edificios de la Praça de Almeida Garret en el casco histórico de Oporto, frente a la estación de Sao Benito.

7.- La belleza de lo decadente
Si os gustan las fachadas antiguas, un tanto mediocres, con ventanas, puertas, timbres, buzones y suelos con aspecto viejuno y por el que se nota el paso del tiempo... os encantará Oporto. Ya han arreglado muchos edificios en estado ruinoso, pero todavía hay muchos con este estado decadente tan romántico. ¿Vosotros no encontráis sumamente bonito lo decadente? en ocasiones me parece que es realmente precioso...
Una ventana con el cristal roto, una tubería de cobre en un estado muy viejo y azulejos portugueses con motivos en azul y blanco. Realmente preciosa esta estampa.
En Oporto es frecuente encontrarte con puertas, suelos y timbres antiguos, una belleza y un tesoro para los amantes de la fotografía y del mundo antiguo como yo.
Detalles de puerta y buzones de un portal de la Rúa de Santa Catarina, Oporto.
Edificio en ruinas del barrio da Ribeira, Oporto..

8.- Barrio da Ribeira
El barrio de Ribeira es uno de los lugares más bonitos y con encanto para conocer el centro histórico de Oporto. Como su propio nombre indica, es la zona situada en la ribera del río.

Sus coloridas y decoradas fachadas son el reclamo más grande de los visitantes, son llamativas y tienen un encanto especial "muy portugués", no dejarás de admirarlas cuando estés allí, todas tienen algo que te gustará y en conjunto es un deleite para la vista. Debes visitar ambos lados del barrio da ribeira, las casas que dan al Duero se reflejan en él (las apreciarás muchos mejor desde Vila Nova de Gaia, en la orilla opuesta, donde se encuentran las famosas bodegas de vino de Oporto) como las que forman parte del encrucijado de calles que componen el barrio de Ribeira.

Es el sitio ideal para comer o cenar en sus innumerables terrazas, que te ofrecen desde platos típicos, hasta cócteles de lo más variado. Es la zona con más ambiente de la ciudad y desde allí podrás disfrutar de las vistas del Puente de Luis I y del río Duero, con sus barquitos pesqueros y los que te llevan de ruta turística por todos los puentes del río Duero.

Conjunto de casas típicas del Barrio de Ribeira, Oporto
Barco turístico que recorre el río Douro (Duero) en Oporto.
Un precioso y colorido noray y al fondo el puente de Luis I, por el que puedes acceder en coche y caminando.

9.- El café Majestic
Situado en la popular calle comercial de Santa Catarina, se inauguró el 17 de diciembre de 1921 con el nombre de “Elite” y fue diseñado por el arquitecto Joao Queirós. Su inauguración fue todo un acontecimiento en la época al que acudieron grandes personalidades del momento. En el año 1922 fue cuando pasó a tener el nombre actual. 

Aunque sus precios no son baratos precisamente, vale la pena entrar a tomar algo solo por contemplar la belleza de su decoración. Su fachada y sus paredes destilan ese aroma de los locos años veinte, de la belle époque, un art decó plagado de angelitos, flores y maderas nobles torneadas en perfecto estado de conservación.

Entre los años 1964 a 1980, el café majestic permaneció cerrado y en el abandono, hasta que el Estado lo declaró Patrimonio Cultural en 1983, y en 1994 reabrió sus puertas tras una maravillosa y minuciosa restauración para devolver el antiguo esplendor del Café Majestic de antaño.

Fachada del café majestic, Oporto.
El interior es una verdadera maravilla. De verdad que vale la pena pagar 3 euros por una caña como esta, solo por decir "yo he estado en el café Majestic".

10.- Viajar en tranvía
Pasear en tranvía (o carro eléctrico, que es así como lo llaman allí) en Oporto tiene un encanto especial, ver sus calles desde la ventanilla te da la sensación de vivir en una época pasada, es romántico y te encantará ver que están en un perfecto estado de conservación, tanto el exterior como el interior y se utiliza como reclamo turístico ya que desde que existen otros medios de transporte, como el metro su uso bajó mucho, dado que ya hay otros medios más rápidos. En la actualidad solo funcionan tres de sus lineas: 
  • Línea 1: Infante-Passeio Alegre. Circula de 09:30 a 18:00 horas.
  • Línea 18: Massarelos-Carmo. Circula de 09:15 a 19:00 horas.
  • Línea 22: Carmo-Guindais Batalha. Circula de 10:00 a 19:00 horas.
Cuesta 1,50 € cada viaje, pero si tienes pensado recorrer la ciudad en tranvía, existen unos bonos para todo el día que cuestan 7 euros y que merece la pena comprar. También sirve el bono del metro para viajar en tranvía.
En Oporto existe el "Museu do carro eléctrico" (museo del tranvía), allí podrás ver una gran variedad de tranvías de varias épocas y estilos, conservados perfectamente.
Me llamó la atención lo bien conservados que están los tranvías en su interior, se nota que la gente los respeta y que también los cuidan para mantenerlos con su esplendor de siempre. Otra cosa que me llamó la atención es que había muchas mujeres conduciéndolos. Y como veis, no me pude resistir a hacer este entrañable "robado"... el señor estaba de foto!!

11.- La iglesia y torre dos Clérigos
La Iglesia de los Clérigos fue construida entre 1735 y 1748 (Rua de São Filipe de Nery) y es de estilo barroco. Está coronada por la Torre de los Clérigos que es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad.

Fue construido por la hermandad de los Clérigos Pobres en el casco antiguo de la ciudad de Oporto, en el lugar que se conoce como "el cerro de los ahorcados", ya que es el lugar donde se enterraba a los ajusticiados.

La torre dos Clérigos es un campanario de 76 metros de altura, obra de Nicolau Nasoni y fue completado en el año 1753. Durante muchos años tuvo un doble uso, ya que además de utilizarse como como campana de la iglesia de los Clérigos, también se utilizó como faro para los barcos que entraban a Oporto a través del río Duero. La esbelta torre dos Clérigos se ha convertido en el emblema de la ciudad (es la torre más alta de Oporto), con un mirador panorámico que puede verse desde prácticamente toda la ciudad y al que podrás subir (tendrás que armarte de paciencia y subir sus 200 escalones) para ver sus espectaculares vistas de la ciudad de Oporto.

La entrada a la iglesia es gratuita y para subir a la torre son 3 euros, en horario de 9:00 a 19:00 horas.

Vista nocturna de la fachada de la iglesia dos Clérigos.
Vista de la Torre dos Clérigos desde un balcón de la tienda "A vida portuguesa"


12.- El café y la pastelería
El café en Portugal se sirve como Dios manda... si señor!! si eres amante del buen café express (como la menda) te encantará el café portugués y da igual que lo tomes en un sitio de postín que en un bar de lo más sencillo o cutre, en cualquier sitio te lo servirán en una taza alta y estrecha (y de buena loza e intacta, nada de desconchones como en los bares de aquí), con su cremita y con su dosis justa de acidez, con su amargor contenido, con aroma a café y no a torrefacto quemado. Hacer un buen café es un arte, no algo mecánico. Y encima es barato, baratísimo... no se puede comparar al café de España, ni siquiera al mejor que te hayas tomado.

Y bueno... que decir de su pastelería, famosa en el mundo entero... su pastelería es sabrosa, apetecible, variada y tradicional. Los más típicos son los Pasteis de Belem, elaborados con una receta ancestral y totalmente secreta, que se comen espolvoreados con azúcar glass y canela y cuya crema está elaborada a base de nata, azúcar y yema de huevo. Pero no son los únicos, existen otros muchos y todos están de muerte... si eres golos@, te encantará la pastelería de Portugal, 100% recomendable y muy, muy, muy peligrosa porque es tan adictiva que vendrás con kilos de más... pero oye, que te quiten lo bailado!

Poniéndome las botas con un sabroso pastel y un exquisito café portugués.

13.- Sus iglesias de azulejo azul y blanco
Las iglesias de Oporto están engalanadas con azulejos con dibujos de composición geométrica en azul y blanco y otras en los mismos colores pero con murales que cuentan historias relacionadas con ellas.
De izquierda a derecha: Iglesia de San Nicolás, cubierta por azulejos de composición geométrica. Su construcción comenzó el día 6 de diciembre del año 1671.
En la foto central podemos ver la Iglesia de Sao Antonio dos Congregados, de estilo barroco sereno y situada en la Praça da Liberdade, frente a la estación de Sao Benito. Sus murales de azulejo narran la vida de San Antonio y son obra de Jorge Colaço.
La foto de la izquierda pertenece a la Iglesia de San Ildefonso (mi favorita), está situada en la Praça da Batalha y fue construida en el año 1932. Sus paredes están decoradas con 11.000 azulejos de Jorge Colaço y narran  escenas de la vida de San Ildefonso y alegorías de la Eucaristía.
Detalle de los murales de azulejo de la Iglesia do Carmo, construída en el año 1912. El autor de los murales es Silvestre Silvestri y narra la leyenda de la fundación de la orden carmelita.

14.- La riqueza de arte urbano que hay en la ciudad
En cualquier rincón de la ciudad puedes encontrarte con obras de arte urbano verdaderamente bonitas e impresionantes, incluso pude encontrarme con gente que las esté creando en ese momento.
Artistas en acción y un rinconcito del barrio de Ribeira, con una composición de azulejos que decoraban una fachada.
Este es el claro ejemplo de que Oporto es una ciudad de contrastes. Una vieja y descalabrada fachada que aún conservaba un viejo cartel publicitario, se fusionaba con una obra de estilo contemporáneo y delante, dos grandes piedras decoradas con azulejo típico portugués. Encantador rincón (justo al lado de la estación de Sao Benito).
15.- La amabilidad de todas sus gentes
Preguntes a quien preguntes, hables con quien hables... todo el mundo es amable. Todos te querrán hablar de la grandeza de su ciudad, te querrán guiar bien por sus calles para que no te pierdas y no les importará informarte de lo que les preguntes (horarios, calles, precios... lo que sea!!), incluso te dejarán que les hagas fotos mientras trabajan sin ningún tipo de problema, siempre son agradecidos y amables, la gente de Oporto es entrañable (me ha salido sin querer un pareado,pero de verdad que es así).

Artesano del barrio de Ribeira que fabricaba barcos en miniatura. Me dejó entrar en su taller y que tomara fotos mientras trabajaba y hasta me dio las gracias por ello, da gusto encontrarte con gente así, además de tener talento, son amables y sencillos.

Y hasta aquí mi resumen y las 15 cosas que te gustarán de Oporto. Espero haberte convencido para que visites la ciudad, de verdad que vale mucho la pena y vendréis fascinados de su belleza. Si quieres saber más cosas, no te pierdas los post que os tengo preparados para los próximos días, en los que os hablaré en detalle de algunos de los sitios citados en este post y de alguno que se ha quedado en el tintero.

Y si quieres conocer más sitios del norte de Portugal, no te pierdas mis post de Valença do Minho (aquí y aquí) y Vila Nova da Cerveira.

¿Qué tal vuestras vacaciones? Contarme...
Os he echado mucho de menos, que lo sepáis...


También puede interesarte...

1 comentario:

  1. Estoy por viajar a Oporto y creo , por lo que cuentas y muestras en tus fotos, que me va a enamorar. Gracias!

    ResponderEliminar

Tus comentarios son muy importantes para mí, sin ellos no sería capaz de mejorar y de seguir adelante con este blog.
¡¡Muchas gracias por venir y comentar!!