mi casa

(TUTORIAL) COMO TRANSFORMAR UNA VIEJA MECEDORA (y unas mesitas)

7:29:00,0 Comments


¡¡Hola amores!!

Habréis observado que las últimas semanas he publicado con menos frecuencia de la habitual y la culpable de eso, no es otra que una mecedora que los que me seguís por Facebook e Instagram, ya conocíais y habréis visto parte del proceso y como era originalmente. 

No era un trabajo sencillo, antes nunca había tapìzado algo tan grande, mi experiencia en esta tarea es prácticamente escasa, tan solo me he atrevido a tapizar un taburete con sacos de café y una silla, bastante sencillo dentro de lo que cabe... la mecedora era otra cantar!! Llevaba tiempo queriendome apuntar a clases de restauración en la escuela de mis queridos Beatriz y Leopoldo "Restáuralo", al llegar a mí esta mecedora (como caída del cielo,  la encontró Rubén al lado de su trabajo y como es tan majo, me la trajo... él aún no lo sabe pero ya se está convirtiendo un poco en "basurillas" como yo), vi la oportunidad y motivación perfecta para empezar a dar clases y estoy encantada porque en 2 meses he aprendido muchas cosas y ya estoy apuntada para seguir en septiembre, engancha la restauración!!

Tengo que decir que los primeros días de trabajo fueron pesadísimos, sacar grapas fue lo que más me costó y lo que más tiempo me llevó hacer, además de ser la parte menos bonita y creativa, pero la más necesaria para poder hacer un buen trabajo.

¿Qué os parece si os voy explicando todo lo que hice?

Empezamos con el destapizado...
(Si... en la foto parezco muy contenta, pero en ese punto del destapizado estaba ya hasta las narices, palabrita!)


  • Lo primero será sacar los tornillos que fijan el asiento, con ayuda de un destornillador.
  • Las herramientas que necesité para destapizar fueron las dos que veis en la foto: una pata de cabra y un martillo de goma.
  • Sacamos las grapas, siempre por debajo de la tela, para no romperla y que así nos sirva de patrón. Para sacarlas bien daremos golpes con el martillo en la pata de cabra, hasta que salgan hacia arriba las grapas y podamos retirarlas fácilmente.
  • Una vez retiramos la tela, sacamos la espuma, que en este caso estaba echa polvo y nunca mejor dicho. Al tiempo que retiramos la vieja espuma, vemos como están colocadas, para posteriormente seguir el mismo proceso.
  • La mecedora también tenía tachuelas y las retiramos de la misma forma que las grapas.
  • En las fotos podéis ver el proceso de como fui retirando la tela y como iba quedando ya la mecedora desnuda.
  • En el reposacabezas de la mecedora el tapizado era a la inglesa, se trata de clavar la tela del revés y perfilando con una tira de cartón para luego volver la tela y clavarla en los bajos (del mueble a tapizar).
  • Y una vez sacada todas las grapas y tachuelas, este fue su aspecto "al desnudo".

Ahora vamos a pintar y decapar la mecedora...
(En esta foto se me ve contenta y lo estaba de verdad, esta era la parte a la que ansiaba llegar!!!!)

Para darle un nuevo look a la mecedora, opté por pintarla con colores frescos y alegres de la gama de  chalk paint de "La Pajarita", una marca que me gusta, tiene un acabado sedoso, no hace grumos y tiene una   extensa carta de colores preciosos. Para la transformación utilicé los  colores fresa, hortensia y menta.


  • Primero pinté toda la mecedora en color fresa, excepto los barrotes y las patas.
  • Posteriormente lijé y esto lo hice entre capa y capa (di dos manos de pintura).
  • A continuación, todas las partes pintadas en fresa, las pinté por encima de hortensia.
  • Para decapar, mojé la lija en agua y pasé por las zonas donde quería conseguir el decapado.
  • Al terminar de pasar la lija mojada, pasamos un trapo seco, para retirar el agua sobrante y evitar mezclar la pintura, no queremos conseguir una pasta.
  • El acabado es el que podéis ver en las fotos. Quise hacer un decapado muy marcado, porque a mí me gusta mucho ese efecto viejo.  
  • Para proteger bien la pintura, di barniz ultramate de la pajarita, queda realmente bien, ni lo notas!! 

Último paso... Tapizar!!
(Bueno, bueno... al llegar a este paso una estaba ya pletórica, mi cuerpo rebosaba felicidad, aplaudía y hasta daba saltitos de la alegría!!)


  • Empezamos tapizando el asiento. Una es muy ahorradora y Beatriz me enseñó a utilizar retales de espuma, uniéndolos con pegamento de contacto, para las dos primera capas de espuma podemos hacerlo así, pero para la tercera capa tendremos que usar una espuma entera cortada en el tamaño deseado.
  • Para que el pegamento quede bien fijado, acordaros que debéis echar en las dos caras (contacto).
  • Puse dos capas de espuma, de menor a mayor tamaño, en escala: capa pequeña y capa mediana.
  • Cortamos el sobrante de espuma con unas tijeras (preferiblemente de cocina) guiándonos del propio patrón que nos da la madera.
  • Para dejar bien fijada la espuma al asiento, puse una cincha elástica que sujeté con grapas, hay que ponerla bien tirante.
  • Ahora colocamos la tercera capa de espuma, la grande, que abarca toda la superficie a tapizar. Antes de nada lo que haremos será biselar la espuma por los cantos, esto lo haremos también con una tijera, con el fin de conseguir un tapizado cómodo y mucho más fácil a la hora de grapar, además, el propio bisel te permitirá hacer mejor las curvas .
  • Vamos grapando la espuma a la madera.
  • Retiramos sobrante y ya vamos viendo como coge forma nuestro asiento!!
  • Como guardé la vieja tela, me sirvió de patrón para marcar y cortar la nueva (en la secuencia de fotos veis como lo hice).
  • Luego grapé la tela a la espuma y madera, procurando doblar bonitas las esquinas.
  • No olvides al terminar de tapizar tu asiento, poner una tela de sábana en la parte de abajo que no se ve, con esto evitarás que se manche la espuma y que suelte polvillo cuando se vaya deshaciendo (con el paso de muuuuchos años).
  • Ahora vamos a empezar a tapizar el resto de la mecedora y para ello seguiremos los mismos pasos que con el asiento. La parte más difícil es la de tapizar a la inglesa, en mi caso porque el reposa cabezas es en curva y hay que tener cuidados al dar la vuelta a la tela, para que no queden pliegues, estirándola bien
  • Me queda un detalle para rematarla, comprar una pasamanería bonita para tapar las grapas de la parte trasera, decidí no poner tachuelas, por lo que una pasamanería es la mejor opción, cuando estés leyendo esto estaré comprándola, os enseñaré como queda!!.

Y mecedora terminada!!
(no tengo foto para que veáis como salí de "Restáuralo" con mi mecedora terminada, pero era de auténtica felicidad).

Peeero... como a una le va la marcha de la buena, una vez colocada la mecedora en su sitio, no acababa de gustarme como quedaba integrada y como me ha sobrado pintura con la que pinté la mecedora... Si, lo he vuelto a hacer, me confieso: He vuelto a transformar!! Unas mesas nido de Ikea en color negro, que en su momento quedaban ideales con los sillones que teníamos (en color negro espantoso), pasaron por chapa y pintura. Una vez terminadas, no daba crédito a como se había llenado la habitación de luz, es increíble lo que puede cambiar una estancia, el darle un poco de pintura a un mueble desfasado.

¿Qué os parece este cambio?
Y rinconcito coqueto terminado... la sala de "fútbol y wii" de Rubén, se ha dulcificado y le hemos puesto un toque retro que me gusta mucho. Por cierto... no os lo he dicho, pero la tela la compré en una tienda situada en el número 33 de la calle Atocha que se llama "Miss costuras", compré dos metros y la tela es de doble ancho, me salió muy barata y es de buena calidad, me ha sobrado bastante tela, pero como sabía que iba a hacer un reposapiés a juego (próximamente en sus pantallas), me viene fenomenal
 








Me quedo disfrutando de mi rinconcito en la antes "Leonera privada de Rubén", escuchando un vinilo de Rollings Stones... "Satisfaction.... satisfaction...", que contenta estoy, que feliz, que mona me ha quedado, he sido capaz yo solita... que felicidad... (esto pasaba por mi cabeza en ese momento) pero Rubén viene a la habitación y quiere jugar a la Wii, accedo sin problemas, yo estoy embobada disfrutando de mi rinconcito y escuchando a los Rolling... (también sonaban pajaritos de esos que hay en el paraíso y en nuestras fantasías de momentos ideales)... De repente, esa felicidad y paz que tenía se ve truncada cuando al xnckjsdhfufgdhfakdsjferyoihdfjka de Rubén, se le escapa el brazo con el mando de la consola en la mano y... horror!! el brazo alcanzó demasiada altura...


Lámpara echa añicos... momento idílico arruinado, algún que otro taco, disgusto... Bueno, ya no pegaba tanto con la decoración del espacio, es buen momento para cambiar de lámpara, siempre hay que ver el lado positivo de las cosas y yo estoy tan contenta con con la mecedora y las mesitas, que ni siquiera un novio manazas me va a arruinar el momento ¡¡hombre ya!!

¡¡Espero que os haya gustado el cambio!!
¡Feliz semana!

Colaboración

También puede interesarte...

0 personas dicen...:

Tus comentarios son muy importantes para mí, sin ellos no sería capaz de mejorar y de seguir adelante con este blog.
¡¡Muchas gracias por venir y comentar!!