COMPOSICIÓN DE CAJAS Y CAJONERAS PARA EL OFFICE DE MI TALLER


¡¡Hola amores!!

Hoy os traigo un ANTES y DESPUÉS que sé yo que os gustan mucho los post de este tipo... y preparaos porque llega una temporada a mi blog, que va a estar repleta de post de este tipo, ya que me he lanzado a la aventura de alquilar un local muy viejo y reformarlo poco a poco. El local lo voy a utilizar como taller para poder llevar a cabo mis DIY y restauraciones, al mismo tiempo será un estudio de grabación de mis proyectos handmade que subiré a mi canal de YouTube y un espacio donde impartir pequeños talleres para grupos de amantes del DIY.

Este era el secreto en lo que llevo trabajando desde hace unos meses y en el que estoy totalmente enfrascada, pero ya habrá tiempo de daros más detalles sobre esto, os prometo un post completo hablando de este proyecto. muy pronto, porque además, hasta llegar a este punto en el que estoy, tengo como para escribir el libro gordo de Petete, imaginar lo mucho que hay para contaros.

Un taller que se precie, donde se van a impartir clases y donde además, habrá muchos días en los que me quede a comer para poder aprovechar mejor las horas, es más que necesario disponer de un pequeño office, donde poder desayunar, comer o tomarte un café a media tarde. Un rinconcito donde evadirte de las clases y del trabajo. Yo tuve muy claro cuando alquilé el local, que este pequeño rincón iba a estar destinado a eso, por su tamaño y ubicación. Anteriormente tenía hecho un altillo de madera, un lugar para almacenar... Confieso que al principio dudé en si dejarlo o sacarlo, porque teniendo en cuenta que no es un local muy grande, pensé que me vendría bien para guardar muebles. Finalmente, opté por deshacerme de él, porque oscurecía y empequeñecía mucho el rincón, preferí dejar visible la pared, más despejada.

Estuve mucho tiempo pensando en como decoraría mi office y tenía claro que haría una composición con distintos módulos de madera... Y casualidades de la vida se cruzó en mi camino  Astigarraga Kit Line,  una empresa Guipuzcoana dedicada a la producción sostenible de madera de pino. A partir de troncos seleccionados en su momento óptimo de crecimiento, los transforman en sus serrerías, hasta obtener tablas lisas, listas para mecanizar. Mobiliario, listo para montar, de magnífica calidad. Cuentan con el certificado PEFC de gestión sostenible de los bosques.  

Uno de los objetivos de esta empresa, es ofrecer al mercado productos naturales, resistentes y decorativos. Sus productos tienen un diseño de lineas sencillas, muy actuales, pueden adquirirse a precios muy asequibles (puedes comprar sus productos en grandes superficies, o en centros de bricolaje como Leroy Merlin). Son productos muy versátiles y que puedes ubicar en diferentes estancias de la casa, son preciosos tal cual, en madera natural, pero también es una buena opción para tener una decoración personalizada, ya que puedes pintarlos, forrarlos de papel y en definitiva, darles tu toque personal, que es lo que hice yo.

Elegí tres modelos diferentes: Caja de madera apilablecajonera cinco cajones y módulo cubo de una puerta, pero tienen otros muchos modelos, tanto de cajas, cajoneras, tableros, caballetes, zapateros y hasta muebles auxiliares... 


Así recibí mis módulos, en madera de pino natural, sin barnizar, preciosa ya tal cual, pero quería darle un toque de color a ese rincón, así que decidí pintarlos. 

  Utilicé pintura chalk paint en diferentes colores, usé tonos azules, verdes, grises y blancos, que son los colores que decoran mi taller.

Di dos capas de cada color, lijé suavemente entre cada una de ellas, para que el acabado fuera perfecto...

Lo bueno de la pintura chalk paint es que seca enseguida y además, como los módulos vienen en pino natural, sin barniz, ni cera... se pinta muy fácilmente y muy rápido.
  
   

Finalmente, protegí los módulos con cera incolora y antes de colgarlos en la pared, dibujé la composición en un papel, para hacerme mejor a la idea y no llevarme disgustos una vez colgados.

Y... Tachán!! Así quedó el pequeño office de mi taller, con un toque retro, 


Como veréis, hasta llegar a este punto, el local ha sufrido diversas transformaciones. La verdad es que cuando lo alquilé, estaba en un estado lamentable, creo que pocos se hubieran atrevido a alquilarlo así, pero precisamente eso,  que necesitara tantos arreglos y poder ponerlo a mi gusto, fue lo que me conquistó... 

He puesto suelo nuevo, rodapié, arreglé y pinté las paredes, puse friso de madera natural, nueva instalación eléctrica, techo nuevo... Os iré enseñando todo el proceso de transformación en las próximas semanas.



Ahora mismo estoy ultimando detalles de decoración, que es la parte más vistosa y agradecida, por eso estoy encantada de poder ir terminando rincones. Tengo que admitir que aunque me lo había imaginado, visto ya terminado me gustó aún más. La combinación de colores me parece muy fresca y se ve un espacio limpio, que invita a quedarse ¿No creéis?


La composición de módulos quedó muy divertida y también muy práctica. Ya tengo guardadas tazas en el módulo cubo, sobres de azúcar, de café, de té... en las cajoneras y de momento, he puesto estos objetos decorativos en las cajas, que como veis utilicé como estantes, todo muy en la linea del rincón, muy retro, pero ya me conocéis y no descarto hacer algún cambio de decoración, más adelante...





¿Os acordáis de esta silla que transformé hace poco? (Cambio radical a una silla de formica años 50) Al fin tiene su lugar, fue lo primero que transformé pensando en el taller y en base a esto, se ha seguido la línea de colores y estilo decorativo de todo el espacio... Es increíble como una sola pieza puede inspirate o guiarte a la hora de decorar un espacio.







  
Podéis seguir a Astigarraga Kit Line, en Facebook e Instagram, y así estar al tanto de todas sus novedades.

¿Os ha gustado mi office?
¿Os gusta la posibilidad de decorar y organizar con módulos de madera?

*Colaboración con  


My Instagram

Copyright © AMOR POR LA DECORACIÓN. Hecho con por Lorena Pose