tutoriales

TRANSFORMACIÓN MESILLA AÑOS 50

16:28:00,9 Comments


¡¡Hola amores!!

No sabéis lo contenta que estoy de poder retomar el ritmo habitual de publicaciones del blog. Tengo un atraso de post sin publicar desde el verano pasado, por lo que estoy intentando editar tres post semanales para que puedan ver la luz, ya que tengo muchas cosas que contaros en las próximas semanas.

La transformación que os traigo hoy es una de las últimas que he hecho en el taller de restauración al que voy semanalmente (Restáuralo) y tengo que admitir que a pesar de que no es un mueble de gran tamaño, me ha dado mucho trabajo su restauración, ya que no me he limitado solo a pintarlo o ponerle papel, veréis a continuación las diferentes técnicas que utilizado para remodelarlo, así como nuevos elementos decorativos que he usado para darle una imagen más fresca (decapado, tratamiento anti carcoma, barnizado con goma laca aplicado a muñequilla, pintura chalk paint y decapé en húmedo, encerado, reconstrucción partes rotas, empapelado de cajón e interior de la puerta, nuevos tiradores).

La historia de la mesilla es muy divertida. La encontré en la calle, al lado de un contenedor en una de mis últimas visitas a La Coruña. Yo estaba en casa de mi tía y divisé a lo lejos muebles tirados al lado de un contenedor. Desde la ventana no apreciaba bien lo que era y como no tenía prismáticos, cogí la cámara de fotos aumentando el zoom todo lo que daba de si la cámara y aunque un poco borrosa, pude apreciar la forma de las patas de la mesilla... los ojos me hacían chiribitas, esas patas bambi son características de los muebles de los años 50, por lo que sabía que era una pieza que me iba a gustar. Bajé rápidamente a por ella sin pensármelo dos veces y cuando llegué ¡¡Horror!! Ya estaban dos chicos llevándose todo lo que habían tirado (si, había más cosas, algunas eran interesantes, las otras no valían para nada)... Por un momento di por perdida la mesilla, también me dio rabia no llegar antes, porque como os comentaba, había alguna cosa más que era bonita e interesante, pero yo en ese momento me conformaba con la mesilla. 

Decidí hablar con los chicos y contarles que había visto la mesilla desde la ventana y que había bajado a por ella, pero que se me habían adelantado (todo esto con una sonrisa de oreja a oreja, claro... actitud!!) les conté que me encantaba rescatar muebles de la calle y pintarlos y que tenía un blog donde enseñaba las cosas que hacía. Saqué el móvil y se lo enseñé y sorprendentemente les gustó mucho y me entendieron. Tras darles un poco la brasa, negociar... me quedé con la mesilla y más contenta que unas castañuelas!! (Por cierto, me di cuenta que tengo buenas dotes de negocianta jejeje).

Lo que no sabía yo es que además de costarme un poco hacerme con ella, también me iba a costar un triunfo restaurarla... Lo bueno es que a mi me encantan los retos porque con ellos aprendo muchísimo y la satisfacción cuando lo terminas, es enorme.

Os muestro fotos de la mesilla en su estado original, como veréis estaba en muy mal estado.

Estaba tremendamente sucia, llena de arañazos, con marcas de posos, con el barniz quemado, unos tiradores horribles, carcoma... y un pestazo a humedad que tiraba para atrás).

Ahora os detallo paso por paso todo lo que hice:

1.- Limpieza.

Limpie todo el mueble, tanto por dentro como por fuera, con una mezcla de agua con amoniaco perfumado.

2.- Preparación del mueble (tratamiento anti carcoma)

Antes de hacerle nada al mueble, si vemos señales de que hay carcoma, tenemos que aplicar un producto específico por si hay alguna viva. Yo utilicé Xilamón, aplicado con una jeringuilla.

Agujero por agujero introduje el producto con la jeringuilla y posteriormente envolví el mueble con film transparente, durante una semana.
Transcurrido ese tiempo, la desenvolví y comprobé que el producto había actuado correctamente y como fue así y no encontré más carcoma, me dispuse a seguir los siguientes pasos.

3.- Decapar

Para retirar el barniz, utilicé decapante en gel.

Lo apliqué solo en los travesaños y   patas y en la parte del sobre de la mesilla, porque eran las partes de madera de buena calidad, el resto era chapa de nogal, por lo que me interesaba más pintarla.
Apliqué el decapante en gel con una brocha de pelo sintético.


Y retiré el producto con el barniz con una lana de acero.


4.- Reparar desperfectos 

La mesilla estaba literalmente echa polvo... Hubo que hacerle un poco de todo.
En la foto podréis ver que la chapa estaba despegada, por lo que tuve que encolarla.
(Posteriormente le puse un gato y estuvo así una semana, hasta que quedó bien encolada).

También había partes rotas bastante importantes, por lo que me tuve que armar de paciencia y reparar una por una...

Para rellenar esos huecos rotos, utilicé cera con color (la hay de diferentes colores, para que se ajuste mejor al de tu mueble). La cera la derretimos con un mechero para poder moldearla y alisarla bien.

La aplicamos con unos palillos y procuramos que nos quede lo más lisa posible.

Cuando haya secado retiramos el exceso de cera que nos haya quedado, con un estropajo verde, hasta que quede bien liso.


5.- Unificar color

Como en algunos casos es muy difícil conseguir el mismo tono del mueble, lo que haremos será unificar esas zonas que hemos rellenado, aplicándole acuarela. Yo tuve que mezclar varios colores hasta conseguir el bueno.


6.- Pintar con chalk paint

Luego apliqué pintura chalk paint en dos colores muy intensos.
Os he hablado mucho de los beneficios de pintar con chal paint, por si no lo sabéis es una pintura de tiza que cubre perfectamente cualquier superficie sin estar previamente preparada (no hace falta lijar, ni decapar si vas a pintar con chalk paint).




7.- Lijar los bordes de puertas y cajón.

 
Utilicé lija verde para lijar los bordes de la puerta y del cajón, para que me cerrara bien después.


8.- Decapé en húmedo

Hice un decapé en húmedo para darle un toque envejecido, para ellos utilicé lija para agua.
La introduje en agua y escurrí.


Y froté para que saliera la capa de pintura de abajo.


Es importante que tengáis siempre un trapo limpio a mano para secar inmediatamente los restos de agua. Es importante hacerlo para que nos quede bien y no mezclemos los colores, recordar que es pintura al agua.


9.- Encerado


Utilicé cera incolora para muebles, que apliqué con un trapo.


La impregné bien por toda la superficie que había pintado y realizado el decapé.


Y retiré el exceso y saqué brillo con otro trapo limpio.


9.- Barnizado con goma laca aplicado a muñeqilla


La goma laca se obtiene de un insecto rojo (Gusano de la laca) originario del Sudeste asiático.

Este insecto segrega una resina en dos variedades la naranja y la blanca, ambas en escamas y se pueden diluir con alcohol. Entre sus propiedades está que es de secado rápido, tiene una larga duración y protege. El motivo por el que el secado es tan rápido, es porque el alcohol se evapora con mucha facilidad, y esto nos permite pintar sobre ella al momento.

Materiales:

- 100 gr. de goma laca en escamas.
- 1/2 l. de alcohol etílico
- 1 Frasco de vidrio con tapa hermética.

Preparación de la goma laca:

- En el frasco de vidrio, echaremos primero el alcohol de 96 grados.
- Agregamos las escamas de goma laca y cerraremos el envase.
- Agitaremos bien la mezcla.
- Dejamos reposar la mezcla durante 2 días, agitando enérgicamente durante varias veces al día. los que permanezca en reposo la mezcla, para ayudar a una más rápida disolución

 Primero aplicamos la mezcla por la madera, con una brocha de pelo de pony.
Y después procedemos a barnizar a muñequilla.
(Prepararé un post con vídeo tutorial para que si conocéis la técnica, podáis aprenderla).
Es una técnica laboriosa, pero muy agradecida y los resultados son espectaculares.

10.- Empapelado cajón e interior de la puerta.
Para empapelar, tomamos las medidas (en este  caso de cajón e interior de la puerta)

Recortamos el papel a la medida deseada.

Aplicamos cola blanca al mueble.

Presentamos el papel encima de la superficie a empapelar, lo centramos...

Y del centro a ambos lados, vamos estirando el papel con un trapo, para que no queden burbujas.

 Una vez haya secado, damos una mano de barniz incoloro ultra mate, para proteger el papel.


 Colocamos unos nuevos tiradores y ya está lista para su nuevo hogar.


Aquí podéis verla ya colocada en su nuevo sitio.
En la primera foto podréis apreciar lo bien que queda el barniz a goma laca, con un brillo muy natural.

Espero que os haya gustado el cambio, ha rejuvenecido por lo menos 40 años!!

También puede interesarte...

9 comentarios:

  1. Magnifico el cambio de esta mesilla, reconozco es un acabado atrevido, pero lo veo genial!! con lo clásica que soy yo. Un saludo me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Que trabajo más chulo Lorena, la mesilla tiene una personalidad que ya habla por sí sola pero lo que me encanta es el papel que has elegido, es ideal y de da un contraste con la mesilla que queda perfecto.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Lorena cuando esos chicos la vean ahora van a flipar! La verdad es que ha costado lo suyo...pero ha merecido la pena. Te ha quedado muy bien,y acompañada de esa lámpara perfecto conjunto.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Que bonita la has dejado!
    Me encanta la combinación de colores con el papel.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Esta hermosa Lorena y uso que le has dado me fascina...un gran trabajo...saludos

    ResponderEliminar
  6. Madre mía Lorena pero que trabajazo!, ahora, tengo que decirte que me encanta, te ha quedado fantástica y la restauración sin duda alguna te ha quedado espectacular. La verdad es que no había oído nunca a hablar de la goma laca, así que también he aprendido un poco!, ahora a disfrutarla. Un besazo!!

    ResponderEliminar
  7. Me morí con la historia de cómo luchaste por esa mesita!ja ja ja aun no le llegado a convencer a nadie de que me de,pero no faltará oportunidad! Quedo divina! !yo estoy reciclado una muy parecida y también levantada de la calle.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Ja ja ja me moría con la historia! !lo que hacemos por conseguir una mesita! Te quedo hermosa! Un cambio total!
    Besos!

    ResponderEliminar

Tus comentarios son muy importantes para mí, sin ellos no sería capaz de mejorar y de seguir adelante con este blog.
¡¡Muchas gracias por venir y comentar!!