ANTES Y DESPUÉS DE UNA DESCALZADORA TAPIZADA CON CAPITONÉ


¡¡Hola amores!!

Hoy os traigo un tutorial de tapicería que seguro que os va a interesar. Hace unos meses me trajeron al taller una descalzadora que querían transformar radicalmente. Para esta casa ya había realizado otros trabajos que podéis ver en su salón, así que era claro lo que la clienta quería hacer: lacar en blanco y buscar una tapicería acorde con los colores de su salón.

Carolina me contactó porque llevaba poco tiempo viviendo en esta casa y aunque gran parte del mobiliario lo aprovecharon de su vivienda anterior, quería añadir piezas con más valor y personalidad a algunas estancias y darles una nueva imagen. Para su salón realicé varias transformaciones, como la mesa de centro, que se lacó en blanco. También se reconstruyeron y lacaron las patas de los sillones orejeros y se pintó de plateado un espejo de su comedor. El salón de Carolina es sobrio, muy luminoso y decorado en blanco, gris, negro, plata y turquesas. Como los textiles del sofá, cortinas y sillones orejeros, eran lisos, nos dio más juego a la hora de buscar una tela estampada que diera un punto de atención y distinción a la estancia. 

Tras una larga búsqueda de la tela perfecta, por fin encontramos una preciosa y de una excelente calidad, con un dibujo geométrico en gris claro y azul petroleo, que Carolina eligió sin dudarlo en cuanto la vio. Fue una buena elección ya que quedó muy bien integrada en la decoración de su salón.

El aspecto de la descalzadora era este cuando entró en mi taller... Era una buena pieza, de calidad, pero ya muy desfasada. La tapicería, aunque impecable, estaba totalmente obsoleta y el barniz, era de un color que no pegaba con la decoración de su nueva ubicación.




Lo que hice fue retirar el barniz con decapante liquido y para lacarla me ayudé de una pistola, que os aseguro es una verdadera maravilla!! En mi Instagram, os mostraba hace unos meses como la pintaba, en este vídeo (clic aquí). Más adelante, si os interesa, puedo hacer un tutorial completo de como lacar con pistola, con trucos y técnicas para que os queden unos lacados perfectos.


Empecé sacando el asiento tapizado a la estructura de madera de la descalzadora. Iba sujeto con unos tornilloa que simplemente retiré y ya salió el asiento entero, como podéis ver en la siguiente foto.


Como quería aprovechar la madera que tenía el asiento y que hacía de base, tuve que retirar todas las grapas, para poder sacar la tela.


Es una tarea tediosa retirar una a una todas las grapas, pero es necesario hacerlo... Yo utilizo una pata de cabra para hacer esto, que es una herramienta que te ayuda muchísimo, dada su forma como podéis ver. 


Una vez retiradas las grapas, encargué una espuma nueva a medida, de alta densidad, para que aguante bien el paso de los años y sea firme y cómoda. Como se va a tapizar con capitoné, hay que marcar los puntos donde colocaremos los botones. Tomamos medidas y marcamos.


Aquí podéis ver todos los puntos señalados con rotulador y la espuma ya pegada a la tabla de madera (podéis hacerlo con pegamento de contacto o pegamento en spray).


Y haremos lo mismo en la parte baja de la tabla, aunque en este caso a las partes marcadas, le haremos los agujeros con un taladro con broca de madera.



Con un cuchillo hacemos unos agujeros en las partes que habíamos señalado anteriormente en la espuma.



Y ya podemos colocar nuestro asiento a la descalzadora, sujetándola con los tornillos que habíamos retirado anteriormente.


Ahora pondremos una guata, cubriendo todo el asiento, que graparemos. La guata viene muy bien colocarla porque esto nos permite redondear un poco la espuma y protegerla de manchas, además de quedar mucho más mulliditos nuestros asientos.


Ahora viene la parte divertida del tapizado con capitoné: colocar los botones!! Para ello nos ayudaremos de una aguja de tapicería, como veis es de grandes dimensiones y bien afilada. 


Pasamos la aguja de abajo hasta arriba (desde la tabla a la espuma), con cuidado de llevar la aguja al sitio correcto y así marcamos con rotulador, todos los puntos en la guata.


Ahora vamos a meter el hilo en el botón. Los botones podéis llevarlos a tiendas donde forren botones, si no disponéis de una máquina. En la foto podéis ver como son, normalmente ya los tienen en las tiendas en diferentes tamaños. Yo los llevo siempre a forrar a una tienda de tapicería que hay en la calle Imperial de Madrid (Ángeles González).



Colocamos la tela sobre el asiento, con los botones ya puestos en su sitio. Para hacerlo, tendréis que marcar todos los puntos en el revés de la tela y simplemente pasar el cordón con el botón, con una aguja.


Así se quedaría el cordón por la parte del revés de la tela, con esos hilos que hemos dejando colgando, será como creemos luego las  hendiduras características del tapizado con capitoné, los tensaremos en la tabla de madera del asiento.
 

Tensamos bien los cordones... Cuanto más los tenses, más grande será la hendidura. En este caso no queríamos un agujero excesivamente profundo, dado que al ser un asiento, buscábamos más comodidad. Para fijarlos y que queden bien sujetos, haremos con el hilo una forma de zig zag y graparemos. 

Truco del almendruco:     Si quieres reforzarlo aún más, coloca unos palitos y enrosca el hilo sobre él.


Y así quedarían ya tensados.


Ahora grapamos la tela al asiento.


Y cortamos el sobrante.


Para tapar las grapas podemos colocar una pasamanería o un doble vivo como este, simplemente fijándola con pegamento para tela. En este caso, utilicé un doble vivo en gris claro y rematé poniendo tachuelas plateadas, un poco  grandecitas, porque ahora son super tendencia.




¡¡El resultado no puede gustarme más!!

Os enseño como quedó terminada, ya colocada en el salón de Carolina Y Alejandro. La verdad es que quedó perfectamente integrada con la decoración de su salón, muy sencillo y luminoso. Se hicieron también los cojines a juego para el sofá, combinados con otros turquesa, a juego con el tapizado de los dos sillones orejeros.



Espero que os haya gustado el cambio y que os animéis a hacerlo, es un poco tedioso pero de veras que relaja un montón la tapicería, a mi es de las cosas que más me gusta hacer, me entretiene muchísimo y me encanta encontrarme con nuevos retos. Experimentar y conocer diferentes técnicas y aplicarlas en mis trabajos es lo que más me atrae de la tapicería.

¿Os animáis con el capitoné?

My Instagram

Copyright © AMOR POR LA DECORACIÓN. Hecho con por Lorena Pose